Archivo de la etiqueta: cordero

Couronne de cordero con costra de Navidad.

Estándar
20131219-022339.jpg

¿Sabiais que España es uno de los mayores productores de carne de ovino, el octavo del mundo y el segundo de Europa con más de 200.000 toneladas de producción y que sólo el 12 % se dedica a la exportación?.

Con la navidad a las puertas, los más previsores estaréis pensando en hacer ya la compra para las comilonas varias, por aquello de evitar la subida de precios igualmente típica de estas fechas. Así que vamos a hablar de un clásico navideño, el cordero. Aunque, para ser exactos y si se trata de seguir tradiciones, las tres culturas mediterráneas – cristiana, judía y árabe – realmente lo consumían en Pascua, es decir, en primavera, que es cuando tocaba.

Aunque hoy en día tenemos cordero todo el año gracias a las posibilidades que ofrece la ganadería intensiva se ha mantenido la tipología tradicional de los distintos tipos de corderos. Las diferencias entre unos y otros se deben a la edad de sacrificio, lo que han comido hasta ese momento, si se han movido mucho o poco y la raza. La gastronomía popular se ha adaptado a esas particularidades variando la forma de cocinarlo.

El cordero lechal es el que ha tomado únicamente leche. Tiene entre mes y mes y medio. Es pequeñito (máximo 8 kg), de carne tierna y rosada, debido a su alimentación y a que apenas ha correteado. Al tener sabores tan delicados se prepara de manera muy simple, cocido al horno con agua, sebo y sal para no ocultar su sabor.

El cordero recental o ternasco, tiene menos de cuatro meses y además de la leche ha tomado un poquito de pasto o pienso. Su peso es inferior a 13 kg.

El cordero pascual es el que nace en Navidad y se consume en primavera, con cuatro a seis meses de vida y 14 a 20 kg de peso. Se ha alimentado con leche, pastos y/o pienso, su carne es más grasa, algo más roja porque ya ha tenido oportunidad de corretear por el campo y con sabor más pronunciado. También se asa, pero con ajos, vino y especias para disimular algo su sabor más fuerte.

Conforme pasan del año de vida, el sabor se va acentuando y la terneza se pierde. Hablamos entonces de ovino mayor, mucho más apreciado en la gastronomía árabe, por lo que se exporta a estos países.

En resumen, a la hora de diferenciar los distintos tipos de cordero nos fijaremos en:
– la edad: a más joven más tierno y con la grasa localizada.
– lo que ha comido hasta el momento del sacrificio: no es lo mismo en el resultado final alimentarse de leche de la madre o leche maternizada, si ha pastado hierba fresca o tomillos del monte, o simplemente pienso.
– lo que se ha movido: a mayor ejercicio, menos tierna es la carne.
– la raza del animal, que caracteriza a las Indicaciones Geográficas Protegidas de ovino: razas autóctonas como la churra, manchega, castellana, aragonesa, lacha, merina, etc.

De todas maneras, algunas de estas diferencias no suelen ser apreciables a menos que se tenga un paladar acostumbrado. Así que, ahora que está tan de moda la gastronomía, vamos a practicar un poco con este producto tan nuestro para disfrutarlo en esta próximas fiestas.

Los carniceros franceses son grandes expertos en la preparación y presentación de la carne aunque muchas veces los términos culinarios franceses resultan confusos y los nombres que se dan a los cortes del cordero no son una excepción.

20131218-081025.jpg20131218-081037.jpg20131218-081835.jpg

Carré d'agneau           Couronne d'agneau          Garde d'honneur

Así, tenemos que un “Carré d’agneau” es el costillar, una “Côte d’agneau” es una chuleta de centro, una “Couronne” es un asado de corona, un “Gigot” es la piema, una “Garde d’honneur” es una presentación cruzando dos costillares en forma de guardia de honor, y una “Noisette” es el lomo atado con un hilo de bramante.

Hoy os propongo preparar una “Couronne” (corona de cordero) con costra de Navidad

20131219-091023.jpg20131219-091033.jpg20131219-091045.jpg20131219-091058.jpg20131219-091812.jpg20131219-091823.jpg20131219-091834.jpg20131219-092348.jpg20131219-092408.jpg20131219-092417.jpg20131219-092510.jpg20131219-092539.jpg20131219-092610.jpg20131219-092645.jpg20131219-092727.jpg20131219-092749.jpg20131219-092822.jpg20131219-093305.jpg20131219-093318.jpg20131219-093342.jpg20131219-093401.jpg

Ingredientes para 8 personas:

1 costillar de cordero con 16 costillas (2 costillas/persona)
3 rebanadas de pan de jengibre
50 gr de mermelada de higos
20 g de albaricoques secos
20 g dátiles deshuesados
20 g ciruelas pasas sin pepitas
20 g de grosellas
40 g avellanas
40 g de nueces
8 higos frescos
1 cp de pimienta blanca molida
1/3 cp de nuez moscada molida
1/3 cp de clavo de olor molido
1/3 cp de jengibre molido
15 g de zumo de naranja
1 cs de jugo de limón
aceite de oliva
aceite de avellana
2 cucharadas de vinagre balsámico
pimienta al gusto
sal al gusto

Preparación:

Lo primero es preparar un costillar. Las chuletas de centro o costillar delantero son una parte de la caja torácica del cordero. Generalmente tiene entre 6 y 9 chuletas que se asan al horno. Antes de preparar el costillar, debemos quitar la piel y la grasa dejando solamente una capa de 1,25 cm de grosor. Ponemos el costillar de lado. Cortamos eI espinazo y la grasa de las costillas a 5 cm del extremo de los huesos. Le damos la vuelta y cortamos entre los huesos. Cortamos y raspamos la carne y tejidos situados entre los huesos.

20131219-023502.jpg20131219-023514.jpg20131219-023523.jpg

Ahora debemos unir uno o dos costillares de centro, con lo que conseguiremos una forma que parece una corona. Si os apetece, podéis rellenar la cavidad central de la corona antes de asarla.
Cortamos la membrana situada entre las costillas para poder doblar el costillar. Ponemos el costillar derecho y lo curvamos para formar una corona. Llevamos las costillas hacia fuera para que la corona se aguante en pie. Atamos un bramante alrededor del centro para sujetarla. Si queremos podemos coser los extremos. La pieza ya esta lista para asar.

20131219-024232.jpg

Cortamos los orejones (albaricoques secos), los dátiles y las ciruelas en trozos pequeños. Añadimos las pasas. Incorporamos los 15 gr de jugo de naranja, la cucharada de jugo de limón y las cuatro especias y dejamos macerar.

Picamos las nueces y las avellanas. Trituramos el pan de jengibre para obtener migas. Escurrimos la fruta seca y reservamos el jugo del adobo . Mezclamos las migas de pan de jengibre con las nueces, las avellanas y la fruta.

20131219-025657.jpg20131219-025707.jpg20131219-025727.jpg20131219-025742.jpg

Precalentamos el horno a 240 °C. Introducimos la corona salpimentada durante 10 minutos en el horno. Sacamos la corona del horno. Untamos el costillar de cordero con mermelada de higos. Cubrimos con la mezcla de frutos secos y migas de pan de jengibre, y volvemos a introducirla en el horno. Horneamos a 200 ºC durante entre 20 y 30 minutos. El tiempo de cocción depende del grosor del cordero.

20131219-025622.jpg20131219-025755.jpg
20131219-025811.jpg

Unos 10 minutos antes de finalizar la cocción, añadimos los higos cortados en cuartos al horno con el cordero. Al final de la cocción, dejamos reposar el cordero otros 10 minutos bajo una hoja de papel de aluminio.

20131219-025822.jpg

Preparamos la salsa en una cacerola, colocando 20 ml de agua, el zumo de fruta de marinar la carne, 2 cucharadas de vinagre balsámico y una cucharada de mermelada de higos. Reducimos hasta conseguir un almíbar.

20131219-025830.jpg

Cortamos la corona de cordero (2 costillas por persona). Servimos el cordero con higos, y un acompañamiento de nuestra preferencia (judías verdes, puré de patatas, patatas fritas, espárragos, zanahorias, etc), la salsa que hemos preparado y con unas gotas de aceite de avellana.

20131219-022352.jpg

Espero que os guste. Feliz Navidad.

Anuncios

TESTI KEBABI, un guiso turco entre Oriente y Occidente.

Estándar
20130429-000940.jpg

La cocina de Turquía es muy conocida en la actualidad y parece haber influenciado a otras gastronomías en el uso de especias, asado de carnes, etc. Es conocida por sus características puente entre las cocinas del Oriente Medio y la cocina balcánica, y se puede decir que se encuentra en una posición destacada entre las cocinas de origen mediterráneo debido no sólo a la posición geográfica del país, sino a que tiene en común con las otras gastronomías un predominio del uso y empleo de las verduras y del aceite de oliva como ingredientes en la mayoría de sus platos. En mis distintos viajes a Turquía, he podido disfrutar de magníficos y variados platos que hacían las delicias de todos mis compañeros de fatigas (la vida del turista es dura). Sin embargo lo mas conocido por el común de los mortales es el genéricamente llamado kebab. Pero la palabra kebab designa carne que se puede cocinar de muy diversas formas, y con cada una de ellas adopta un nombre distinto.

Döner Kebab es carne de cordero, ternera o pollo asada al girar horizontalmente sobreen unas brasas o en un torno vertical, acompañada por arroz o verduras tambièn asadas a la parrilla.

20130428-135139.jpg20130428-135007.jpg20130428-140034.jpg20130428-143325.jpg

Siş kebap consiste en un palo de metal o madera con pequeños bloques de varios tipos de carne o pescado con o sin vegetales, y que es asado en una parrilla sobre brasas de carbón.

20130428-150637.jpg20130428-150739.jpg20130428-150751.jpg

Köfte kebab, es carne picada de cordero formando albóndigas con perejil y menta, cocinado sobre un pincho, a la parrilla.

20130428-150627.jpg

Adana kebab es una especie de brocheta larga de carne picada colocada sobre una pletina metalica, y asada sobre brasas.

20130428-150702.jpg20130428-150730.jpg

Iskender kebab son tiras finas de cordero al grill y luego puesto en salsa de tomate sobre unos pedazos de pan pide que ha sido generosamente untado en mantequilla fundida y yogur.

20130428-153100.jpg20130428-153113.jpg

Testi kebab es una receta popular en Capadocia, que consiste en un guiso especiado de cordero cocido en vasija de barro sobre brasas de carbón.

20130428-132904.jpg

Este último es sin duda uno de los platos más curiosos de Turquía. Es un guiso de carne que se cocina en un recipiente cerámico sobre las brasas y que se rompe para servir. Una vez mezclados los ingredientes en crudo, se introducen en la vasija y se sella la boca con masa de pan. La carne de cordero se cuece en su propio jugo y en el de las verduras y especias que la acompañan.

20130428-132920.jpg20130428-132948.jpg 20130428-132932.jpg

A modo de espectáculo queda muy vistoso pero es poco práctico andar rompiendo el menaje de cocina, por lo que nosotros vamos a aplicar recursos más actuales, como son una típica cazuela de barro con tapa o un cocotte de fundición que pueden colocarse sobre brasas, o en su defecto introducirlos en el horno.

20130428-214006.jpg 20130428-214545.jpg

INGREDIENTES:

Carne de cordero
Tomates
Pimiento verdes
Patata
Ajo
Mantequilla
Comino
Pimienta negra
Hoja de laurel
Pimenton triturado
Tomillo
Sal

PREPARACIÓN:

La preparación de este plato es muy sencilla. Se mezcla la carne de cordero en tacos, con los tomates, patata y pimientos en trozos de tamaño medio, el ajo trinchado, las especias, la hoja de laurel y la sal. Se introducen los ingredientes en la cazuela y por ultimo se coloca encima la mantequilla. A continuación se tapa y se sella con masa de harina y agua para que no escapen ni el vapor ni los jugos de los ingredientes al cocer.

20130511-224833.jpg20130511-224852.jpg

Ponemos la cazuela en un hueco entre las brasas o en el horno a 200º. Cocemos durante 80 ó 90 minutos. Pasado ese tiempo se retira del fuego o del horno y se deja reposar durante 20 minutos más. A continuación quitamos el sello de pan y se sirve. Que lo disfrutéis.

20130511-224909.jpg20130511-224926.jpg

20130428-233402.jpg