Archivo de la etiqueta: cocina italiana

Maiale al Latte, lomo de cerdo braseado en leche.

Estándar
image

El braseado o breseado (del francés braiser, a su vez derivado de braise, brasa) es una técnica culinaria en dos pasos que consiste primero en cocinar con calor seco, y posteriormente con calor húmedo en un recipiente cerrado, generalmente en una olla cubierta con algún líquido (agua, caldo, leche, etcétera).

Es similar al estofado, aunque entre ambos procedimientos existen diferencias. La característica principal del estofado es cocinar un alimento en un entorno cerrado con el objeto de evitar la perdida de líquidos por evaporación. Esta técnica hace que el medio vaporoso haga un reflujo de tal forma que se transmitan los sabores mediante la difusión del mismo. Tradicionalmente el estofado se ha realizado con los ingredientes puestos inicialmente en crudo. Sin embargo, el braseado se realiza sometiendo los ingredintes a una cocción previa, como en el caso de la carne, que se dora antes mediante fritura, para que las piezas queden selladas. Esta operación previa incrementa el sabor. Por regla general la operación de braseado es lenta, conlleva largos periodos de tiempo, lo que proporciona al alimento cocinado un sabor característico y se utiliza fundamentalmente con carnes y pescados.

El braseado se realiza generalmente en dos pasos. En primer lugar se rehoga la carne en un aceite o en grasa hasta dorarla ligeramente. A esta fase, de dorado, se la denomina “concentración”.
Se guisa como un estofado añadiendo muy poco líquido (agua, vino o caldo) y los condimentos especiales. La fase de guisado se realiza a fuego suave en una olla cerrada. A esta segunda etapa de cocinado, en un medio húmedo que proporciona vapor o humedad caliente, se la conoce como «expansión».
Esta doble operación constituye el «braseado».

La receta de hoy es un plato sorprendente por su sencillez y simplicidad, y que he aprendido a cocinar de la mano de los recetarios de la cocina tradicional de Italia. Se trata de uno de los asados de carne clásicos para el almuerzo del domingo, de los que satisfacen a todo el mundo, niños, adultos y personas mayores.

Hoy os propongo la versión original, con una gran simplicidad en los ingredientes y facilidad de preparación. Ya se sabe, a menudo los platos tradicionales, los que nos recuerdan nuestra infancia, son los más sencillos de elaborar y los más ricos en sabor.

imageimage20140510-095028.jpg20140506-063850.jpg20140425-141416.jpg20140428-224733.jpg20140428-224657.jpg20140428-224554.jpg20140428-224629.jpgIMG_1389imageimageimageimageimageimage20140428-230116.jpg

Ingredientes:

1,5 kg de cinta de lomo de cerdo
500 ml de vino blanco seco
1 cebolla grande
2 hojas de laurel
1 rama de perejil
1 tallo de apio
20 g de mantequilla
2 cs de aceite de oliva virgen extra
5 dientes de ajo
2 cs de salvia
1 l de leche entera fresca
Ralladura de la piel de 1 limón
Jugo de 1 limón
Pimienta negra al gusto
Sal al gusto
1 cs colmada de maizena

Preparación:

En primer lugar os recomiendo que le pidaís a vuestro carnicero que os ponga la parte inicial de la pieza del lomo de cerdo, ya que es más sabrosa y especialmente adecuada para este plato. Embridamos la carne, de forma que la cinta tenga una forma lo más redonda posible.

image

A continuación pelamos la cebolla y lavamos la hoja de laurel, el perejil y el apio. Los ponemos junto con la carne en un recipiente y finalmente cubrimos todo con el vino blanco.

imageimageimage

Tapamos el recipiente con su tapa o con un film de plástico y ponemos la carne en el frigorífico para marinarla durante 24 horas, dándole la vuelta de vez en cuando. Al día siguiente, escurrimos y secamos la carne de cerdo. En una cacerola que pueda ir al horno, ponemos el aceite, la mantequilla, y la carne. Ponemos al fuego y freímos a fuego fuerte muy bien por todos los lados para que selle bien la carne.

imageimageimageimage

Cuando esté dorada por todas partes, agregamos el ajo, para que se fría, la salvia y acto seguido la leche, la ralladura y el jugo de limón, bajamos el fuego y dejamos cocinar durante media hora.

imageimageimage

Pasado ese tiempo metemos la cazuela en el horno. Si ésta no puede ir al horno, trasvasamos todo a una fuente de horno, y continuamos la cocción durante 1 hora más, a 180 ºC, regando la carne con la leche con frecuencia, y dándole la vuelta un par de veces.

imageimage

Dejamos enfriar y cortamos la carne en rodajas finas. Mientras tanto, preparamos la salsa caliente que se crea durante la cocción. Pasamos todo el caldo resultante por el triturador y lo volvemos a colocar en la cazuela. Añadimos la cucharada de maizena desleída en un poco de agua y ponemos al fuego hasta que espese a nuestro gusto. Sólo nos queda emplatar y verter la salsa sobre las rebanadas de la carne.

image

Esta carne se acompaña muy bien con patatas fritas o asadas, y cuando os encontréis en temporada, con alcachofas fritas. Espero que os guste y que disfrutéis de este tierno lomo de cerdo.

Anuncios

Panzanella Toscana con bacon y queso tierno.

Estándar
image
E che ce vo’ pe’ fa’ la Panzanella?
Nun è ch’er condimento sia un segreto,
oppure è stabbilito da un decreto,
però ‘a qualità dev’esse quella.

In primise: acqua fresca de cannella,
in secondise: ojo d’uliveto,
e come terzo: quer divino aceto
che fa veni’ ‘a febbre magnerella.

Pagnotta paesana un po’ intostata,
cotta all’antica, co’ la crosta scura,
bagnata fino a che nun s’è ammollata.

In più, pe’ un boccone da signori,
abbasta rifini’ la svojatura
co’ basilico, pepe e pommidori.

Este soneto italiano, escrito en dialecto romano, obra de Aldo Fabrizi (Roma, 1905 – 1990), actor, guionista y director de cine italiano, habla de la Panzanella, especie de ensalada de pan remojado en agua y sazonado con tomate, aceite, vinagre, sal y albahaca (en la versión del Lazio). Se trata de una especialidad de origen antiguo, que tiene sus raíces en la tradición del país, cuando una barra de pan con tomate era considerada un bocado para caballeros, lo que implicaba que al menos en ese momento, había algo para comer, y que ese día era, sólo por ello, mejor que muchos otros.

La autoría de la Panzanella es reclamada por los habitantes de la Toscana, que enérgicamente la defienden contra los que, tanto en el Marche como en el Lazio, quieren para su región el mérito de un plato tan atractivo y tan fácil de preparar. Los ingredientes son, de hecho, los que un pastor de hace un siglo podría llevar en su bolsa para el almuerzo, nada más complejo que lo que se puede encontrar todos los días en la despensa de una familia italiana normal. No requiere de ninguna sofisticación, sino de mucha fantasía, que es lo que permite ejecutar tantas versiones diferentes de Panzanella como gente la prepara, en diferentes interpretaciones de la receta original de la Toscana.

Así por ejemplo, la “Panzanella alla Romana”, se convierte en un Panzanella de su región por derecho propio, pues comparte con su vecina Toscana los ingredientes esenciales, pero asume una forma típica e inconfundible.

imageimage

Mientras en la Toscana es costumbre desmenuzar el pan, preferiblemente rancio, después de haberlo empapado en una solución de agua y vinagre, combinandolo luego con cebolla roja, pepinos, tomates y todo lo que la inspiración pueda sugerir en ese momento, en la región de Lazio es más común húmedecer un pedazo de pan, pero sin romperlo. Se frota luego un hermoso tomate maduro sobre el pan, para darle todo su sabor, y luego se corta el tomate restregado, en trozos o rodajas, dependiendo de su gusto y se incorporan a la panzanella. A continuación se agrega el aceite, el vinagre y una pizca de sal, dando ese sabor particular que recuerdo con placer cuando, de niño, en casa mojábamos pan en la ensalada, sobre todo en los días calurosos de verano, cuando una comida fresca y sabrosa era esencial para recuperar fuerzas y jugar más horas a la pelota en el patio.

Para completar la preparación, la tradición es también añadir albahaca fresca, pero no es esencial, ya que, como dice el refrán “se nun ce l’hay, va bene uguale” ( si no lo hay, va bien igual). De hecho, hay variaciones sobre el tema, sobre todo con la menta romana que puede sustituir a la albahaca, dando a la Panzanella un sabor típicamente local que va más allá de la estrechez de miras regional y que ofrece al paladar de los comensales, una oportunidad adicional de sabor.

Las variantes, de hecho, como hemos visto antes, existen y evolucionan continuamente. En este sentido, la “panzanella a la romana” permite recuperar uno de los ingredientes utilizados en la Toscana, pero conservando la forma de una “bruschetta” (antipasti a base de rebanada de pan tostado con tomate troceado y albahaca) que distingue a la Lazio. Se puede agregar, encima del tomate (pero sin la albahaca), cebolla roja en rodajas muy finas después de mantenerla sumergida en agua corriente durante al menos media hora, para que pierda el sabor fuerte que a mucha gente le molesta.

Obviamente, el sentimiento y el deseo del momento pueden sugerir la mejor variante más que cualquier receta escrita. Y así termina la tradición para referirse sólo a lo que podríamos llamar la “versión básica” de la Panzanella, como si se tratara de un coche: las opciones se añaden de forma diferente en cada preparación.

Pero, contrariamente a lo que ocurre en una exposición de coches, una nota de sabor en el plato, no deja la amargura de tener que pagar un alto precio por ella, sino sólo el placer de adaptar un plato tan antiguo como la Panzanella, que vive constantemente en las mesas italianas, en particular en las del Centro del país. Ya se trate de un primer plato, como sugieren algunas recetas, o simplemente un aperitivo o un tentempié, existe la posibilidad de redescubrirlo, como en los festivales que se celebran anualmente en Lamoli, municipio de Borgo Pace, y en Monterotondo, en la provincia de Roma. Son zonas del país donde la Panzanella vuelve a afirmarse a partir de su tradición, sumándose a menudo con otras especialidades de la zona como la pizza frita, que se ofrece en los puestos de comida de Monterotondo, recordando el orígen de la región de Abruzzo de una parte de los vecinos de la comunidad local.

Hoy os propongo una interpretación personal de la panzanella, que incluye bacon y queso tierno, que le aportan al plato un sabor muy particular.

imageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimage20140510-095704.jpg

Ingredientes:

1 pan de chapata u 8 rebanadas de pan de hogaza
12 lonchas de bacon
150 gr de tomates dulces tipo Raff
100 gr de tomates cocktail amarillos y rojos
1/2 cebolla morada
200 gramos de queso de tetilla
50 gr de aceitunas negras
2 ramas de albahaca
1 diente de ajo
1 c/p de mostaza antigua
c/n aceite de oliva virgen extra
c/n de vinagre de Jerez
Pimienta negra
Sal al gusto

Preparación:

La panzanella se hace con pan duro. Si os gusta que esté algo crujiente y el pan que vayáis a utilizar está muy tierno, podéis secarlo una vez cortado en dados en el horno o en una sartén amplia, a fuego bajo y moviéndolo de vez en cuando. No se tiene que tostar, aunque si se tostara un poco no pasa nada, estaría igualmente rico.

imageimageimage

Cuando el pan esté listo, lo dejamos enfriar y asamos las lonchas de bacon en una sartén sin engrasar, o en el horno si lo tenemos encendido, en una parrilla sobre una bandeja. También podemos asarlo en el microondas entre dos hojas de papel absorbente para que tenga menos grasa, que es la técnica que yo utilizo. Una vez hecho el bacon, lo cortamos en tiras y lo dejamos enfriar.

imageimageimageimage

Lavamos los tomates Raff y Cherry, y los cortamos en cuartos o por la mitad según la variedad y el tamaño que tengan. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana. La ponemos a remojo en agua fría durante 30 minutos. Cortamos el queso en dados.

imageimageimage

Ponemos el pan en una ensaladera amplia y lo salpicamos muy ligeramente con agua, pero mejor que tenga capacidad para después poder absorber la vinagreta y el sabor de los ingredientes que acompañan a esta ensalada de pan. Incorporamos el bacon asado, los tomates cortados, la cebolla bien escurrida, el queso y las aceitunas. Añadimos sal al gusto y un hilo de aceite de oliva virgen extra, mezclamos bien y reservamos en el frigorífico.

image

Mientras tanto, preparamos la vinagreta. Pelamos el diente de ajo y lo majamos en el mortero con un poco de sal, añadimos la mostaza antigua, el aceite, el vinagre y pimienta negra al gusto. Batimos hasta emulsionar. Aderezamos la panzanella con la vinagreta y volvemos a dejarla reposar en el frigorífico, al menos media hora.

image

Pasado ese tiempo, repartimos la panzanella en los platos colocando en el último momento la albahaca, si es posible, recién recolectada.

imageimageimage

Espero que os guste y que disfrutéis de este sabroso plato.

Sopa Minestrone, el campo italiano concentrado en un plato.

Estándar
20131103-064151.jpg

La cocina es, sin lugar a dudas, una parte muy importe de la cultura italiana. Conocida en todo el mundo, amada y continuamente imitada, ha sido capaz de dar placer y alegría de vivir en todas las latitudes. Se trata de una cocina rica, nutritiva y saludable, transmitida por siglos a través de la vida familiar. Su carácter es esencialmente campesino y, como tal, está vinculada a la tierra y a los frutos que produce en el transcurso de las distintas estaciones del año.

Es rica en exquisitos platos únicos, como la pasta con verduras, hortalizas o legumbres, ingredientes esenciales de sus tradiciones locales, pero también ofrece una gran variedad de carnes, excelente pescado (abundante en los mares de la península), quesos aromáticos y deliciosos postres. Con todo, es indudable que el elemento fuerte en cualquier mesa italiana es el “primer plato”, en todas sus variedades, pasta “seca” o en caldo, diferentes tipos de arroz guisado, sopas y minestrones, flanes, etc. Pero no podemos olvidar que gran parte de los platos tradicionales más difundidos provienen de la cocina pobre, campesina y de las clases menos pudientes y que, con el paso del tiempo, han devenido, a pesar de las difíciles condiciones de vida, en auténticas “especialidades” culinarias internacionales.

Un ejemplo de ello son las sopas a base de pan duro y verduras, como la ribollita y el acquacotta de la Toscana, y una gran cantidad de platos que, a pesar de basarse en ingredientes de bajo “linaje”, se han transformado en platos clásicos de la cocina italiana. Esto demuestra que el buen sabor de un plato se debe, esencialmente, a la combinación mágica y única de sabores y aromas, tiempos de cocción, dosis de ingredientes, capacidad creativa individual y esmero durante la preparación. Frecuentemente, en la preparación de una comida, es suficiente un detalle o un matiz, para superar las fronteras de un resultado “normal” y transformar cualquier plato en un verdadero triunfo del sabor. Por ese motivo, en la cocina italiana, la pasión es un requisito fundamental, sin el cual no es posible lograr la excelencia, como en todos los demás aspectos de la vida. Si bien con variantes regionales, mantiene sus platos “fuertes” en todo el territorio, y permite crear manjares más importantes cuando es elaborada con mayor riqueza de ingredientes por cocineros refinados y expertos.

Un almuerzo “a la italiana” se suele comenzar con una entrada de “crostini” (tostadas), continuar con un primer plato de sopa, para terminar con un buen plato de pasta con carne o pescado.

La Minestrone, minestrón o menestrón es una especie de sopa densa elaborada con verduras de la estación del año y del lugar en los que se elabora, como la tradicional sopa de verduras española. A menudo se le añade algo de pasta o arroz. Se trata de un plato ligero y saludable, apto para purificar el cuerpo y regular el intestino, que se prepara en toda Italia con muchas variaciones dependiendo de la región. Los ingredientes más comunes son judías verdes y secas, cebollas, apio, zanahorias, y tomates (todos ellos finamente picados). No existe una receta fija para la elaboración de la minestrone. Puede ser un plato puramente vegetariano, o por el contrario puede contener carne, caldo de pollo, tocino, jamón, etc. Se suele servir espolvoreada con queso parmesano rallado.

La palabra minestrone es el aumentativo de minestra, cuyas acepciones en el Diccionario de la Lengua italiana son “el primer plato” y también “comida típica de la cocina italiana a base de pasta o arroz, cocida en caldo o agua, y sazonado de varias maneras”.

La preparación de esta sopa de verduras es muy simple, pero a la vez es un proceso largo y laborioso, debido al trabajo de limpieza y corte de las muchas hortalizas que la componen, pero valdrá la pena perder un poco de tiempo, aunque sólo sea por la satisfacción de poder degustar un plato hecho por completo con verduras frescas y otras opciones a vuestro gusto.

20131103-074000.jpg20131103-074019.jpg20131103-074039.jpg20131103-074056.jpg20131103-074121.jpg20131103-074131.jpg20131103-074153.jpg20131103-074759.jpg20131103-074843.jpg20131103-074856.jpg20131103-074912.jpg20131103-074955.jpg20131103-075019.jpg20131103-075140.jpg20131103-075208.jpg20131103-075228.jpg20131103-075249.jpg20131103-075338.jpg20131103-075613.jpg20131103-075649.jpg20131103-075727.jpg

Ingredientes para la sopa:

1 Cebolla grande
2 Zanahorias
2 Calabacines
2 1/2 Patatas
2 tallos de apio
300 gr de tomates
40 gr de bacon ahumado
200 gr de alubias pintas
200 gr de calabaza
150 gr de puerros
150 gr de coliflor
200 gr de guisantes
2 cortezas de Parmigiano Reggiano
50 gr de pasta al gusto
1 diente de ajo
1 manojo de perejil picado
4-5 hojas de albahaca
Pimienta negra recién molida
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Agua

Preparación:

Para preparar la sopa comenzamos por lavar y pelar concienzudamente las verduras. Pelamos las patatas y la calabaza y las cortamos en cubos, y hacemos lo mismo con el calabacín sin pelarlo, y cortamos en tiras el puerro y la coliflor.

20131103-064248.jpg20131103-065711.jpg20131103-064327.jpg

Picamos la zanahoria, el apio, la cebolla y el ajo y los ponemos a freír en una cazuela con aceite de oliva virgen extra. Cuando las verduras se han pochado, agregamos la rebanada de tocino y sofreímos.

20131103-064336.jpg20131103-064348.jpg20131103-064358.jpg

A continuación, añadimos todas las verduras preparadas y cortadas en cubitos, los guisantes y las alubias pintas, y dejamos dorar para dar sabor.

20131103-064407.jpg20131103-064418.jpg20131103-064436.jpg

Luego cubrimos el conjunto con agua fría y llevamos a ebullición. En este punto, añadimos la corteza de queso parmesano y sazonamos con sal.

20131103-064445.jpg20131103-064454.jpg20131103-064505.jpg

Tapamos la cazuela y dejamos que se cocine a fuego lento hasta que las verduras estén cocidas (tardará unos 50 minutos aproximadamente).
Cuando falten 10 minutos para finalizar la cocción, incorporamos la pasta de nuestra elección y removemos. Por último añadimos el perejil picado y la albahaca picada con un cuchillo y terminamos con un poco de aceite de oliva virgen extra como condimento, añadiendo pimienta molida, si os gusta.

20131103-073540.jpg

Podéis agregar a la sopa otras verduras, como judías verdes, espinacas, remolacha, brócoli, col, cebollas, hierbas, etc, dependiendo de vuestro gusto personal o de la estación del año, o incluso podríais congelarlas vosotros mismos y utilizarlas durante los meses en que no están en el mercado.

Para hacer la sopa más agradable para los niños (a los que no les gustan las verduras en el plato), podéis procesar la sopa y darle la consistencia de una crema, agregarle la pasta de vuestra preferencia o arroz, y un buen montón de queso Parmigiano Reggiano rallado.

Debemos servir la sopa minestrone caliente o caliente!.