Archivo de la etiqueta: cocina coreana

Bokkeumbap, arroz coreano de kimchi.

Estándar
image

Se podría decir que el kimchi es la navaja suiza de la comida coreana. Casi siempre se ofrece como banchan (variedad de platos, generalmente de pequeña cantidad, que se sirven con arroz en la cocina coreana) en la mesa de la cena, pero se puede transformar en gran variedad de otros platos. Un buen ejemplo de kimchi convirtiéndose en el principal ingrediente de un plato sería el Bokkeumbap, arroz frito con kimchi. Si teneís algún resto de arroz en la olla, un poco de kimchi ácido y un poco de ternera, estaís a más de medio camino.

El Bokkeumbap o arroz frito al estilo coreano, es un plato sencillo que a casi todo el mundo le gusta. La de hoy es una antigua receta familiar de Emily Kim, blogera neoyorkina de origen coreano, de 57 años, preparada por ella y por su familia durante años y años. Emily Kim, tiene un blog de cocina (www.maangchi.com) y un canal de cocina en YouTube, y cuenta con 41.000 seguidores de todo el mundo que disfrutan de sus recetas de cocina tradicional coreana y de sus propias invenciones. Kim abandonó Corea del Sur hace casi tres lustros y se mudó a Toronto. Hace seis años, llegó a Nueva York, donde trabajó como asesora contra la violencia doméstica. Se entregó a su amor por la cocina preparando videos on line. Ahora tiene tres libros de cocina autoeditados en Amazon, y ya hace tres años que dejó su trabajo de asesoramiento para centrarse en sus videos.

El Bokkeumbap es muy efectivo para vaciar el frigorífico de todos los restos de verduras. A veces omito poner el queso, por eliminar grasa, pero reconozco que está muy bueno, sobre todo cuando se queda semifundido por el calor del arroz frito recién hecho.

Este arroz bokkeumbap que vamos a preparar hoy, es ideal para envolverlo en un Dosirak (similar al Bentō japonés, que es una ración de comida sencilla preparada para llevar, en una caja, bastante común en la cocina japonesa) o servirla como plato principal en una fiesta potluck (costumbre culinaria de Estados Unidos que consiste en comida que suelen aportar y compartir los asistentes a una reunión). El Bokkeumbap es muy versátil y garantiza que obtendréis elogios sobre vuestra habilidad en la cocina.

imageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimage20140423-174255.jpg20140509-174321.jpg20140506-063622.jpgimageimageimageimageimage

Ingredientes:

400 gr de arroz largo asiático
3 cs de aceite vegetal
3 dientes de ajo
½ cebolla
300 gr de carne de ternera
200 gr de kimchi
2 zanahorias
1 calabacín
½ pimiento rojo
1 pimiento amarillo
6 champiñones
1 guindilla verde (opcional)
2 cebolletas verdes
4 huevos
1 cp de aceite de sésamo
2 cs de salsa de soja
2 cs de salsa de ostras
½ cucharadita de pimienta negra
150 gr de queso oaxaqueño

Instrucciones:

Lo primero que hemos de de hacer es cocer el arroz largo el día anterior. Lavamos el arroz cambiando el agua hasta que se elimine el almidón y el agua salga clara, unas siete veces. Hervimos el arroz durante 12 minutos, lo enjuagamos con agua fría, lo escurrimos bien y lo dejamos enfriar. Sí disponemos de una olla eléctrica para cocer arroz, podemos cocerlo siguiendo las instrucciones del fabricante. También podemos utilizar sobras de arroz cocido del día anterior.

imageimageimage

Cortamos la ternera en dados pequeños. Cortamos las verduras ( cebolla, zanahoria, calabacín, pimientos, champiñones y guindilla) en brunoise. Cortamos el ajo en laminas y el kimchi en trozos pequeños.

imageimageimage

Calentamos una sartén de fondo grueso o un Wok a fuego alto. Añadimos el aceite vegetal, el ajo y la cebolla. Revolvemos durante un minuto hasta que se doren.

image

Agregamos la carne de ternera (se puede sustituir por pollo, cerdo o jamón dulce) y salteamos durante 2 a 3 minutos, hasta que pierda su color rosado.

image

Añadimos el kimchi y salteamos 2 minutos más. Incorporamos las verduras y salteamos otros 3 minutos.

image

En este punto, añadimos el arroz cocido 12 minutos el día anterior, y removemos constantemente durante 3 a 5 minutos mezclando bien. Incorporamos las salsas de ostras y de soja, y seguimos removiendo y mezclando durante 2 minutos más. Retiramos del fuego.

image

Añadimos el aceite de sésamo, la pimienta negra, las cebolletas verdes picadas y mezclamos bien.

image

Sólo nos queda emplatar. Colocamos el arroz bien caliente en el plato y sobre él un huevo frito recién hecho. Adornamos con el queso oaxaqueño en hilos (se puede sustituir por mozzarella o queso cheddar) para que se funda con el calor del arroz y del huevo.

image

Servimos de inmediato y a disfrutar. Si es preciso lo podéis preparar con un par de horas de antelación y calentarlo en el microondas para servirlo.

image

Espero que os guste.

Anuncios

Sundubu jjigae, un plato de éxito.

Estándar
20140412-232257.jpg

Las algas Kelp son un tipo de algas que te pueden ayudar a mantener tu metabolismo en buenas condiciones. Las Kelp (conocidas en Europa como “Algivit”) son unas algas que crecen en zonas poco profundas del litoral de la Patagonia, con color pardo, de estructura plana y alargada.
Esta tipo de alga, como cualquier otra, sabe a mar, debido a su alto contenido en vitaminas, minerales como el yodo (regula la glándula tiroidea) y el calcio (ayudará a tener uno huesos fuertes), oligoelementos y tambien otros nutrientes como fibra, ideal para combatir el estreñimiento y mantener un cuerpo libre de toxinas y sustancias nocivas.

20140413-001325.jpg20140413-001342.jpg20140413-001353.jpg

Las algas Kelp son ideales para controlar el colesterol, ayudan a controlar el peso al mejorar nuestro metabolismo y combatir el estrés y la fatiga.
Son también ideales para combatir el bocio pues son muy ricas en yodo, limpian y purifican las arterias, fortalecen las uñas y el cabello, son efectivas, usándolas como emplastos, para el tratamiento del acné y los puntos negros, regulan el funcionamiento de la glándula tiroides, protegen contra los efectos de las radiaciones y los metales pesados, reducen la flatulencia y al ser ricas en fibra, combaten el estreñimiento.

Al ser un excelente suplemento alimenticio basado en el efecto combinado de minerales, vitaminas y aminoácidos, se ha demostrado que tiene efectos muy positivos en trastornos metabólicos como artritis, reumatismo, calambres, depresiones, estrés, fatiga, resfriado común, alopecia, uñas partidas, esterilidad prematura, psoriasis y anemia. En la cocina coreana se utiliza para diversos guisos y también como acompañamiento, en ensaladas, etc.

Uno de los estofados más habituales es el sundubu jjigae (también denominado como sol du bu jjigae, chigae Soondubu, son du bu chigae, son dubu jjigae, soo du boo, boo Soo Do, jjigae Soondubu).

20140413-001630.jpg20140413-001649.jpg

Es un jjigae (estofado coreano) picante hecho con dubu (tofu), carne de vacuno, anchoas secas, marisco (ostras, mejillones, almejas, etc), algas, verdura, champiñones, setas shiitake, cebolla, cebolleta y gochujang (pasta de guindilla) o gochu garu (guindilla molida). Se añade un huevo curdo al jjigae cuando aún hierve. Este plato se come con un cuenco de arroz blanco hervido y varios banchan (acompañamientos). Se consume mucho y es una de las comidas favoritas en Corea del Sur.

El plato se monta y se prepara directamente en el cuenco de servir, que normalmente está hecho de gruesa y robusta porcelana, aunque también puede ser de piedra sólida.

Se cuenta que el Sundubu jjigae o Soon Tofu fue creado en 1990 por Hee Sook Lee, una inmigrante coreana de primera generación que llegó por primera vez a Los Angeles (EEUU) con dos de sus tres hijos en 1989. Decidió abrir un restaurante y para diferenciarlo de la serie aparentemente interminable de restaurantes a lo largo de las calles del barrio coreano, Hee Sook Lee comenzó a servir un sencillo plato de tofu, el sundubu jjigae, una receta de comida barata con trozos de tofu blanco sumergido en una burbujeante sopa de color rojo brillante saturada de especias.

20140413-001900.jpg20140413-002056.jpg

Hee Sook Lee pasó largas noches en su cocina experimentando con diferentes especias y condimentos. A partir del guiso base, elaboró 12 variedades con diferentes tipos de carne y sabores. Intercambió ideas y formas de personalizar el plato como sí fuera una taza de café, ofreciendo cuatro grados de picante, con o sin glutamato monosódico. Después de casi un año de preparación y un poco de publicidad, Hee Sook Lee abrió su primer restaurante BCD Tofu House en la avenida Vermont en abril de 1996. Se trata del primer restaurante especializado en Soon Tofu.

El nombre es la abreviatura de Buk Chang Dong, un barrio de Seúl, donde sus suegros tenían un restaurante. Diez meses después del primer restaurante abierto, Hee Sook Lee abrió un segundo BCD Tofu House en el barrio coreano. Otros diez meses más tarde un tercero en Garden Grove. Con apenas dos años en el negocio, Hee Sook Lee comenzó a exportar el Soon Tofu a Corea del Sur. Incluso con esta vertiginosa progresión, Hee Sook Lee no ha sido capaz de abrir sucursales lo suficientemente rápido para cubrir la demanda, y numerosos imitadores han aprovechado la oportunidad. En la actualidad el Soon tofu es muy popular en Corea y tiene restaurantes en las ciudades más importantes de Corea, EEUU y Canadá.

20140413-061855.jpg20140413-061906.jpg20140413-061944.jpg20140413-062002.jpg20140413-062028.jpg20140413-062121.jpg
20140413-062448.jpg20140413-062500.jpg20140413-062514.jpg20140413-062543.jpg20140413-062616.jpg20140413-062627.jpg
20140413-062848.jpg20140413-063359.jpg20140413-063431.jpg20140413-064049.jpg20140413-064227.jpg20140413-064257.jpg

Ingredientes:

12 anchoas secas.
1/3 taza de algas secas (kelp)
media cebolla
5 dientes de ajo
3 setas shiitake
100 gramos de carnes de vacuno o pollo
1 taza de mezcla de mariscos
3 langostino
2 cebollas de verdeo
1 Chile verde
2-5 cucharadas de hojuelas de pimiento picante
aceite de oliva
aceite de sésamo
1 tarrina de son du Bu (tofu suave)
2 cucharadas de salsa de pescado
2 huevos

Preparación:

Vertemos 5 tazas de agua en una olla y agregamos 12 anchoas secas después de eliminar cabezas, raspas y la parte del intestino.

20140413-002655.jpg20140413-002711.jpg

Añadimos media cebolla, un puñado de algas marinas Kelp secas (aproximadamente 1/3 de taza), 3 hongos shiitake secos y 5 dientes de ajo y llevamos a ebullición a fuego fuerte.

20140413-050329.jpg

Aproximadamente 10 minutos después, bajamos el fuego a fuego medio-bajo y hervimos durante 20 minutos más.

Dejamos a un lado el caldo, separamos las setas y las cortamos en trozos pequeños. Ponemos a calentar una olla tradicional de loza (o cualquier olla de cerámica) en el fuego con 2 cs de aceite de oliva? Cortamos 100 gramos de carne de vacuno o de pollo, la ponemos en la olla y revolvemos.

20140413-050716.jpg20140413-050735.jpg20140413-050816.jpg

Incorporamos las setas shiitake picadas y revolvemos. Añadimos de 2 a 5 cucharadas de postre (1/4 de taza) de hojuelas de pimiento picante coreano y seguimos revolviendo durante 1 minuto. El nivel de picante es suave con 2 cucharadas, mediano con 3 cucharadas, fuerte con 4 cucharadas y muy fuerte con 5 cucharadas (1/4 de taza).

20140413-051150.jpg20140413-051202.jpg

Añadimos 2 tazas del caldo que hemos preparado. Chisporroteará. No tengais miedo. ! Es sólo un guiso de tofu !

20140413-051418.jpg

Agregamos 1 taza de mezcla de mariscos y 3 gambas peladas. Añadimos 2 cucharadas de salsa de pescado. Incorporamos el Sonn du bu (queso de soja suave) a la olla.

20140413-051947.jpg20140413-052617.jpg20140413-052021.jpg

Deshacemos el tofu con una cuchara en la cazuela. Cuando hierva, añadimos 2 cebollas verdes picadas y 1 chile verde o pimiento.

20140413-052240.jpg20140413-052321.jpg

Cascamos los huevos y rociamos un poco de aceite de sésamo antes de servir.

20140413-053025.jpg

Ya sólo nos queda emplatar la sopa y servirla bien caliente.

20140413-053511.jpg20140413-053725.jpg

Espero que os guste y podáis disfrutar de esta magnífica sopa de mar y montaña, picante.

Jjajangmyeon, fideos coreanos con salsa de frijol negro

Estándar
20140222-232314.jpg

El jajangmyeon o jjajangmyeon, también denominado como JJA myun jang, jjajangmyun, zzajangmyun, zhajiangmian y Jajangmyun, es un plato de la gastronomía coreana derivado del zhajiang mian chino. Consiste en fideos gruesos de trigo cubiertos con una salsa espesa, carne y verdura en dados y a veces también marisco. Jajang (o jjajang), el nombre de la salsa, es la pronunciación coreana de los caracteres chinos 炸醬, que significan literalmente ‘salsa frita’. Myeon (o myun) significa ‘fideo’. Los ingredientes habituales son pasta de frijol negro, pepino, rábano coreano, fideos, aceite de oliva, cebolla, panceta de cerdo, patata, almidón de patata, aceite de sésamo, azúcar, aceite vegetal, calabacín y agua.

La salsa se prepara con una pasta de judía negra que se elabora a partir de judías tostadas, que se llama chunjang (literalmente ‘pasta primavera’) cuando no se calienta, pasando a llamarse jajang (literalmente ‘salsa frita’) cuando se calienta, a la que se añade cebolla salteada, calabacín y carne de ternera o cerdo, o marisco troceado. Cuando se cocina la salsa, suele añadirse también almidón de patata o maicena para espesarla y se sirve caliente sobre los fideos.

Entre las variantes del jajangmyeon se incluyen el ganjajangmyeon, que es jajangmyeon servido con la salsa jajang sin el almidón, con los fideos en un bol aparte, y el samseon jajangmyeon, que incorpora mariscos y cefalopodos como la gamba, el calamar, el pepino de mar y otros (pero nunca pescado). El samseon ganjajangmyeon consiste en fideos servidos con salsa, acompañados de marisco aparte.

En el habla cotidiana, los coreanos a veces omiten la sílaba myeon y se refieren a los anteriores platos abreviadamente como jajang, ganjajang, samsun jajang y samsun ganjajang.

Otro plato en el que habitualmente se utiliza esta salsa jajang es el jajangbap, que consiste en salsa jajang servida sobre arroz cocido. Aunque es mucho más popular servir salsa jajang sobre arroz frito.

El acompañamiento típico de estos platos es el danmuji (daikon amarillo encurtido) y la cebolleta tierna.

20140223-053740.jpg20140223-054017.jpg20140223-054121.jpg20140223-054142.jpg20140223-054159.jpg
20140223-054221.jpg20140223-054230.jpg20140223-054444.jpg20140223-054518.jpg20140223-054543.jpg20140223-054619.jpg
20140223-054754.jpg20140223-054823.jpg20140223-054843.jpg20140223-054947.jpg20140223-055048.jpg

Ingredientes para 4 porciones:

300 gr de fideos de harina de trigo
400 gr de panceta de cerdo, cortada en cubos pequeños
1 taza de rábano coreano (daikon), cortado en cubos pequeños
1 taza de calabacín, cortado en cubos pequeños
1 taza de patatas peladas y cortadas en cubos pequeños
1 ½ tazas de cebolla cortada en brunoise
1/3 taza de pasta de frijol negro
2 cs de almidón de patata disuelto en un ¼ de taza de agua
1 cc de azúcar
1 cc de aceite de sésamo
½ taza de pepino, cortado en juliana fina para adornar
200 gr de nabo amarillo encurtido (danmuji)
200 gr de cebolleta tierna
3 cs de aceite vegetal
Sal
Agua

Preparación de la salsa de jjajang:

En primer lugar cortamos la carne y las verduras en cubos pequeños.

20140222-232449.jpg20140222-232500.jpg20140222-232511.jpg20140222-232550.jpg
20140222-232616.jpg

Freímos la panceta de cerdo fresca en un Wok profundo, con 1 cucharada de aceite vegetal durante unos 4-5 minutos, hasta que esté dorada y crujiente.

20140222-233342.jpg20140222-233355.jpg20140222-233402.jpg20140222-233414.jpg
20140222-233442.jpg20140222-233453.jpg

Añadimos entonces el nabo-rábano daikon y sofreímos durante 1 minuto.
Incorporamos a continuación la patata, la cebolla y el calabacín y seguimos revolviendo durante unos 3 minutos hasta que la patata se vea un poco translúcida. Dejamos un espacio en el centro del wok empujando los ingredientes hacia los bordes.

20140222-234104.jpg20140222-234111.jpg

Añadimos 2 cucharadas de aceite vegetal en el centro del wok y en cuanto se caliente incorporamos el 1/3 de taza de pasta de frijol negro y removemos con una cuchara de madera durante 1 minuto para freírlo. A continuación, mezclamos todos los ingredientes del wok sin dejar de remover. Agregamos 2 tazas de agua a la sartén y dejamos cocer con la tapa cerrada durante unos 10 minutos.

20140222-234628.jpg20140222-234640.jpg

Abrimos la tapa y probamos un poco del rábano-nabo y de la patata. Cuando estén completamente cocidos, agregamos el almidón o la maicena diluidos en un ¼ de taza de agua y seguimos agitando hasta que esté bien mezclado y espeso. Añadimos el aceite de sésamo y retiramos del fuego.

20140223-000024.jpg

Servimos con fideos (Jjajangmyeon) o arroz cocido al vapor (jjajangbap).

Preparación deL Jjajangmyeon:

Los fideos para el Jjajangmyeon se pueden encontrar en las tiendas de comestibles chinos o coreanos. Los fideos deben ser gruesos y duros. Hervimos y escurrimos los fideos. Los enjuagamos en agua fría y los volvemos a escurrir.

20140223-000100.jpg20140223-000140.jpg

Ponemos una porción de fideos en un plato de servir y agregamos la salsa jjajang sobre ellos. Adornamos con tiras de pepino y servimos inmediatamente con kimchi o rábano amarillo conservado en vinagre.

20140223-000733.jpg20140223-000745.jpg

Preparación del jjajangbap:

Hacemos una porción de arroz, y añadimos la salsa jjajang sobre la parte superior. Adornamos con tiras de pepino por encima de la salsa jjajang y servimos con kimchi o rábano amarillo conservado en vinagre.

20140223-001116.jpg

Espero que disfrutéis de la receta.

Tortas de kimchi (Kimchijeon), crêpes coreanas.

Estándar
20140215-041134.jpg

Entre mis incursiones por la cocina coreana, he descubierto dos nuevos platos muy representativos de la misma por los que nunca me había interesado, hablo del kimchijeon y del bibimbap.

El kimchi, es un método de conservación de verduras, cuya receta tenéis en este mismo blog, y que atrae poderosamente la atención de muchísima gente que se apasiona por lo bueno que está. Se trata de verduras encurtidas picantes sazonadas con guindilla y jeotgal, y es un alimento básico en la cocina coreana. Se sirve como aperitivo, snack o banchan (guarnición).Se puede comer de mil maneras, sólo, como acompañamiento o como un ingrediente más en una gran variedad de platos.

El bibimbap, y sobre todo en su variante dolsot, me llama la atención por lo atractivo y colorido que resulta. Es un plato compuesto de arroz, verduras salteadas y pasta de chile coreano al que generalmente se le añade huevo y carne. Dolsot significa, literalmente, cuenco de piedra y es así cómo lo sirven, en un cuenco de piedra al rojo vivo con el arroz en el fondo y el resto de ingredientes encima. Se deja que el arroz se tueste unos segundos antes de removerlo todo y ya podemos disfrutar de un magnífico arroz crujiente. De este plato habláremos otro día.

20140215-051611.jpg

Hoy vamos a centrarnos en el kimchijeon o kimchi jeon, que es una variedad de jeon (crepe salada), plato coreano parecido al panqueque (especie de crepe utilizado en las cocinas argentina, uruguaya y chilena para hacer preparaciones tanto dulces como saladas), hecho principalmente a partir de kimchi en tiras, rebozado de harina y a veces otras verduras. Al prepararlo es habitual añadir salmuera del kimchi, en particular la del baechu kimchi, hecho de calabaza napa. La salmuera da su color rojo a la masa pero no es picante. El kimchijeon suele servirse como ahn-joo (tapa, aperitivo) junto a bebidas alcohólicas tales como el makgeolli (vino de arroz) o el dongdongju (cerveza de arroz).

Como ya sabéis los que seguís el blog, yo preparo mi propio kimchi, y siempre dispongo en casa de algunos tarros para diversas preparaciones, pero si no disponéis de kimchi casero, siempre podéis acudir a cualquier tienda de comestibles orientales en vuestro lugar de residencia y conseguir el kimchi necesario para esta receta envasado al vacío o en tarros de conserva. También podéis comprarlo via online a través de diversas páginas web, si no tenéis cerca alguna tienda.

Estas tortas admiten otros muchos ingredientes. La primera vez que las hice quería saborearlas sin otras distracciones, y realice la versión básica que es la que hoy os propongo. También las he hecho con gambas troceadas y no están nada mal. Podéis usar vuestra imaginación.

20140215-074339.jpg20140215-074423.jpg20140215-074530.jpg20140215-074554.jpg20140215-074612.jpg20140215-080256.jpg
20140215-080331.jpg20140215-080353.jpg20140215-080434.jpg20140215-080525.jpg20140215-080556.jpg20140215-080617.jpg

Ingredientes:

Para 4 tortas pequeñas:

2 tazas de kimchi
4 cs de cebolla tierna
1 1/4 taza de harina
1/3 taza de agua
1/4 taza de leche
1/4 taza de caldo del kimchi
1 cp de sal
1 cp de azúcar
Aceite de semillas

Para la salsa:

1 cc de aceite de sésamo
3 cs de salsa de soja
2 cs de zumo de limón

Preparación:

De un tarro de conserva de kimchi, extraemos el equivalente a dos tazas aproximadamente y lo cortamos en trozos de tamaño uniforme.

20140215-071334.jpg20140215-071342.jpg20140215-071355.jpg

A continuación cortamos la cebolla en juliana bien fina.

20140215-071743.jpg

Disponemos un recipiente para preparar la mezcla y añadimos el kimchi junto con el resto de ingredientes, excepto el aceite, y mezclamos bien todo. Si viésemos que la mezcla está muy líquida podremos añadir un poco más de harina. Para evitar que las tortas sepan demasiado a harina podemos tostarla un poco antes de utilizarla.

20140215-072007.jpg20140215-072018.jpg

Ponemos un poco de aceite en una sartén pequeña a potencia alta, el suficiente para freír bien la cara de abajo de la torta. Podéis probar usando sólo un par de cucharadas, aunque se obtienen mejores resultados usando más. Cuando el aceite esté bien caliente, echamos un cazo de mezcla en la sartén.

20140215-072333.jpg

Distribuimos la pasta uniformemente con una espátula por toda la sartén. Dejamos que la torta se tueste ligeramente.

20140215-072355.jpg20140215-072408.jpg

Bajamos a potencia media-alta y le damos la vuelta a la torta, comprobando antes que esté bien hecha. Cuando ya esté hecho el otro lado de la torta, le volvemos a dar la vuelta y la calentamos durante 30 segundos antes de sacarla de la sartén.

20140215-072437.jpg20140215-072459.jpg

Cuando tengáis las tortas hechas podéis servirlas tal cual o cortarlas en trozos si se van a compartir como aperitivo.

20140215-072518.jpg

Os recomiendo que las acompañéis con una salsa para mojar, mezclando el aceite de sésamo, la salsa de soja y el zumo de limón.

20140215-072529.jpg

Espero que os guste.

Gazpachos viudos con kimchi, cocina fusión coreano manchega

Estándar
20130625-190711.jpg

Entre las controversias gastronómicas sobre el origen de determinados alimentos, destaca la del verdadero origen de la pasta.
Los italianos dicen que la pasta es originaria de su país, y la consideran una especie de símbolo que une a toda la nación. Cuenta la leyenda que Marco Polo, en uno de sus viajes a Asia alrededor de 1295, se encontró con este singular plato. Dicen que le gustó tanto que lo trajo a Europa, donde se popularizó.
Sin embargo, en la antigua Roma, también se encuentran referencias de platos de pasta, que datan del siglo III antes de Cristo. De hecho, el propio Cicerón, político y orador Romano, habla de su pasión por el “Laganum” las “laganas”, que son tiras de pasta largas (que son pasta en forma de láminas anchas y chatas, elaboradas con harina de trigo). En esa época los romanos desarrollaron instrumentos, utensilios, procedimientos (las máquinas) para la elaboración de la pasta de lasaña. A partir de ahí, desde la antigüedad los cereales han presentado una gran facilidad tanto para el transporte como para el almacenamiento. Fue la expansión y dominio de Roma lo que fomentó el cultivo de los cereales en toda la cuenca mediterránea.
Una versión diferente sostiene que el término “maccheroni” proviene de la palabra griega “makar”, que significa bendito y que en sus orígenes era una comida sacramental. Otra versión dice que cuando los griegos fundaron Nápoles adoptaron un plato que hacían los nativos y consistía en una pasta de harina de cebada y agua que luego secaban al sol y por extensión lo llamaron “makaria”.
Otra teoría establece que la verdadera pasta se creó en la antigua Grecia en los alrededores del año 1000 antes de Cristo, y que los griegos utilizaban lo que hoy en día conocemos por pasta, hecha de harina de trigo, desde mucho antes que los romanos y que los viajes de Marco Polo.
Recientemente un grupo de arqueólogos descubrieron a orillas del Río Amarillo, en China, un pequeño bol enterrado en el barro que contenía unos fideos delgados y amarillos, con un espesor de tres milímetros y 50 centímetros de largo. Estos fideos contaban con más de cuatro mil años de antigüedad, y fueron elaborados con mijo.

Otros historiadores sugieren que las pastas en realidad nacieron en Etiopía, donde crece una de las variedades de trigo aptas para su elaboración: tritucum durum. Otra teoría asegura que los rastros de los orígenes de la pasta se pierden en algún lugar de Arabia. Al parecer, se trata de un alimento ideal para transportar en los camellos durante los largos viajes de las caravanas, y relativamente fácil de preparar en los oasis.

Se tiene registro de la primera elaboración industrial en Nápoles en el siglo XV. En ese entonces no existía un método de conservación ideal y recién iniciado el siglo XVIII se descubrió el procedimiento que permitió transformar la pasta en “asciuta”, es decir, seca.

Por otro lado, hervir la pasta no ha sido la única forma de preparación. En diversas recetas de la Antigüedad y la Edad Media se muestra que las pastas se preparaban también fritas u horneadas. Las pastas hervidas no eran en ese entonces un plato muy popular, ya que se consideraba muy frugal, y por eso su elaboración se complementaba con la fritura o el horneado. Una preparación muy común era la fritura junto con cebollas, según libros de cocina del siglo XIV.
Una versión de la pasta horneada es el pan ácimo o matzá de los pueblos judíos. Los judíos se instalaron en España con el Imperio Romano y constituyeron en la España medieval una de las comunidades más prósperas de su historia, tanto bajo el dominio musulmán como, posteriormente, en los reinos cristianos, antes de que en 1492 fuesen expulsados por los Reyes Católicos. En la actualidad sólo unos pocos miles de judíos viven en España, pero los descendientes de los judíos españoles, los sefardíes, constituyen aproximadamente un quinto de la población judía mundial.
La costumbre entre los antiguos judíos castellanos de comer sopas de pan ácimo, es el origen de los actuales gazpachos manchegos.

En cualquier caso, lo único cierto es que se cocina pasta en múltiples lugares del planeta y con distintos sistemas de elaboración y cocción, y que sigue siendo un plato delicioso que forma parte de las más sabrosas comidas que consumimos.

Hoy os propongo la elaboración de una receta de cocina fusión entre Oriente y Occidente, y que consiste en un guiso de gazpachos manchegos viudos con kimchi coreano del qué hicimos unas semanas atrás.

20130627-193717.jpg20130627-173946.jpg20130627-174009.jpg

Si no disponéis de vuestro kimchi casero, podéis comprarlo en tiendas especializadas. Lo encontraréis en tarros de cristal o en paquetes envasados al vacío. En Valencia, los podéis encontrar en tiendas de comida china en la calle Convento Jerusalén y su entorno.

20130627-231125.jpg20130627-231738.jpg20130627-231135.jpg

Las tortas cenceñas o de pan ácimo, las podéis encontrar enteras o en paquetes de torta troceada. Como siempre, podéis conseguir mejor sabor si optáis por amasarlas y hornearlas vosotros mismos.

20130627-231955.jpg20130627-232343.jpg20130627-232431.jpg20130627-232514.jpg20130627-232602.jpg20130628-075912.jpg20130627-235727.jpg20130627-235912.jpg20130628-000135.jpg20130628-000218.jpg20130628-000307.jpg20130628-000351.jpg20130628-080345.jpg20130628-080430.jpg20130628-080527.jpg20130628-080549.jpg20130628-081345.jpg20130628-080728.jpg20130628-080828.jpg20130628-080901.jpg20130628-080921.jpg

Ingredientes para 4 personas:

* 1 Torta o paquete de pan ácimo para gazpacho.
* 3 Ajos tiernos
* 1/2 Berenjena
* 1/2 Calabacín
* 1 Zanahoria
* 3 Setas de cardo o niscalos
* 150 gr Kimchi coreano
* 1/2 Pimiento rojo
* 1/2 Pimiento verde
* 1/2 Guindilla
* 2 cms Jengibre
* 3 cs Mirin
* 1 cp Aceite de sésamo
* 1 cc Sal de humo
* 1 cp Pimentón de la Vera
* 100 cc. A.O.V.E.
* 1 cp Tomillo y romero
* Pimienta negra al gusto
* Sal

Lo primero que debemos hacer es trocear las verduras y el kimchi, dándoles el tamaño que más nos guste. Yo prefiero cortarlo en trozos pequeños de entré 1 y 2 cms. Pelamos y picamos finamente el jengibre.

20130627-020613.jpg20130627-020628.jpg

En una sarten se pone el A.O.V.E. y cuando esté caliente añadiremos por este orden, el jengibre, los ajos tiernos, la cebolla tierna, los pimientos rojo y verde, la guindilla, la zanahoria y el kimchi coreano. Dejamos que se fria bien y que deje el saborcillo en el aceite. Cuando está casi hecho, añadimos el calabacin, la berenjena y las setas, y se termina de freír todo junto. Cuando está ponemos el pimentón dulce, damos una vuelta rápida sin que llegue a quemarse y cubrimos de agua. Añadimos tomillo y romero, el mirin, el aceite de sésamo, la sal de humo, la pimienta negra y la sal.

20130627-021103.jpg20130627-021124.jpg20130627-021144.jpg

Dejamos hervir y que el caldo tome el gusto de los ingredientes. Una vez que el caldo haya unificado los sabores, añadiremos la torta de gazpachos en trozos pequeños, dejando que cuezan hasta que la torta está blanda. El guiso debe quedar caldoso.

20130627-021201.jpg20130627-021214.jpg20130627-021234.jpg

Una vez terminado es conveniente dejarlo reposar unos minutos que se absorba algo más de caldo y alcance un punto meloso como el de la foto.

20130627-092447.jpg

Espero que os guste. Que lo disfrutéis.