Canelones de kanikama con ensaladilla de langostinos.

Estándar
image

Surimi es una palabra de origen japonés que hace referencia al producto creado a partir de pescados de carne blanca o aves de corral. Los filetes de pescado son desmenuzados y enjuagados repetidas veces hasta formar una pasta gelatinosa. Esta pasta es mezclada con aditivos tales como almidón, clara de huevo, sal, aceite vegetal, sorbitol, azúcar, proteínas de soja y otros condimentos. Una vez procesado, es empaquetado y en la mayoría de ocasiones congelado, aunque también se vende fresco. El surimi se usa como fuente de proteínas de fácil digestión, para la preparación de diversas comidas procesadas.

El proceso manual del Surimi fue desarrollado en Japón hacia el año 1.100 de nuestra era y se usa para hacer kamaboko. El proceso de industrialización del surimi fue desarrollado en 1.960 por Nishitani Yōsuke, del Instituto Pesquero Experimental Hokkaido de Japón, para aprovechar las capturas crecientes de pescado y revitalizar la industria pesquera japonesa.

El surimi permite imitar la textura y el sabor de un producto de muy alta calidad como la cola de langosta, partiendo de una proteína de bajo costo, como por ejemplo el abadejo de Alaska desmenuzado, aunque los productos de surimi resultantes son generalmente desaboridos dependiendo del tipo de pescado utilizado en el proceso, y deben ser saborizados. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos el surimi contiene cerca del 76% de agua, 15% de proteína, 0,9% de grasa, 6,85% de carbohidratos y 0.03% de colesterol.

El más conocido en occidente es el kanikamaboko, llamado comúnmente kanikama en Japon, así como en muchos países de occidente. En España se conoce comúnmente como palitos de cangrejo. Estos bastones están conformados en casi el 75% del producto por panga (pez gato) y fletán, con harinas, almidones y clara de huevo añadidos. En algunos casos también contienen leche.

La parte rojiza del palito de cangrejo es pimentón. En otros casos esta franja es naranja, cuando contiene colorante E-102 (el mismo que se vende en botes de especias).

Tiene un gran uso en los rollos de comida japonesa Makizushi, una variante de Sushi, y se usa para el relleno de éstos.

La receta que hoy os propongo es muy sencilla, pues se trata de unos canelones de kanikama, con un relleno de ensaladilla.

Espero que os guste este entrante, pues es muy fácil, lucído, agradable de comer, y no muy visto.

imageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimageimage

Ingredientes:

Para los canelones:

6 bastones de surimi
2 patatas medianas
1 lata pequeña de atún en aceite
150 gramos de langostinos pelados
100 gr de guisantes cocidos
4 aceitunas sin hueso o rellenas de anchoa
2 pepinillos agridulces pequeños
1 cebolleta tierna china
3 cs de mayonesa
Ajo en polvo
Pimienta negra
Sal al gusto

Para el acompañamiento:

12 hojas tiernas de lechuga
4 cs de salsa rosa
2 cs de huevo hilado
12 tomates cherry
10 hojas de albahaca
1 diente de ajo
2 cs de vinagre de manzana
4 cs de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Cocemos y pelamos las patatas. Cocemos los langostinos o los compramos ya cocidos y cocemos también los guisantes. Eliminamos el aceite del atun y picamos las aceitunas, los pepinillos y la cebolleta.

imageimage

Ponemos en un bol las patatas troceadas y aplastadas con un tenedor, los langostinos en trozos, el atún desmigado, los guisantes enteros y los pepinillos, las aceitunas y la cebolleta picados. Incorporamos el ajo en polvo. Mezclamos bien, salpimentamos, y aliñamos con las tres cucharadas de mayonesa.

imageimage

Una vez que tenemos el relleno, desplegamos los bastones de surimi. En realidad, no son una masa compacta, sino un rollo. La clave está en encontrar el comienzo del rollo, como cuando tenemos que empezar un rollo de papel de aluminio o film transparente. Una vez localizado, empezamos a desenrollarlo con cuidado, poco a poco, hasta que nos vaya quedando un rectángulo. Yo he utilizado bastones de surimi congelado, que son un poco mas complicados de desenrollar. Para hacerlo más fácil, podeís emplear surimi fresco, y con él, no hay ningún problema, aunque resulta algo mas caro.

imageimage

Cuando esté totalmente estirado, lo ponemos sobre la mesa, la tabla o un plato, lo rellenamos con la ensaladilla, y enrollamos, dándole forma al canelón.

imageimageimage

Podemos presentar los canelones sobre una cama de lechuga cortada muy fina, adornados con huevo hilado, o incluso tomate cherry cortado y aliñado con albahaca, sal y pimienta, o partido en rodajitas más pequeñas. Yo he optado por una combinación de todos esos acompañamientos.

imageimage

Los servimos fríos, aunque conviene sacarlos de la nevera un rato antes, para que no se pierda sabor.

image

Espero que os gusten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s