Branston pickle original, sabor de pub inglés.

Estándar
image

Un Relish es un condimento cuyo principal objetivo es el de reforzar sabores de algún alimento. El ingrediente principal suele ser un encurtido de frutas o verduras cocinadas y finamente picadas.

Suele emplearse muy a menudo en las cocinas anglosajonas como condimento de sándwiches, hamburguesas y barbacoas. En la cocina inglesa es frecuente ver este acompañamiento aplicado sobre pan o queso. Se emplea a veces indistintamente la palabra condimento y relish erróneamente, ya que el condimento se suele aplicar a los alimentos en pequeñas proporciones (por ejemplo la mostaza), mientras que el relish es más abundante en su aplicación a los platos. Tiene una cualidad importante en los tiempos que corren: no tiene grasa de ningún tipo.

El Branston Pickle es un relish encurtido comercializado por la marca de alimentos Branston del Reino Unido. Fue fabricado por primera vez en 1922 en Branston, un suburbio de Burton upon Trent, por Crosse & Blackwell.

En 2004 la marca fue comprada por Premier Foods, trasladándose a Bury St Edmunds en Suffolk, donde poco después un incendio casi destruyó la fábrica, reduciendo las existencias del producto a la mitad. Desde su introducción se ha convertido en una marca líder, vendiendo unos 28 millones de tarros al año en el Reino Unido.

El Branston Pickle se prepara con una variedad de vegetales, entre los que se incluyen nabos, colinabos, zanahorias, cebollas, manzana, coliflor y pepinillos en vinagre, todo cortado en cubos pequeños, en una salsa de vinagre, que incorpora frutas secas con especias como la mostaza, el ajo, la pimienta de Jamaica, el clavo de olor, la nuez moscada y la pimienta de cayena.

image

Es dulce y picante, con una consistencia como la salsa picante, que contiene pequeños trozos de verduras en una salsa espesa pegajosa marrón. Comúnmente se sirve como parte del “ploughman’s lunch” (comida del labrador), un menú habitual en los pubs británicos. También se combina con frecuencia con queso cheddar en sándwiches, pues la mayoría de tiendas de sándwich del Reino Unido tienen como una opción “Cheese & pickle” (queso y pepinillo). Está disponible en la versión estándar “grueso”, aunque también existe una variedad “sándwich”, donde los trozos de verduras son más pequeños y más fáciles de distribuir sobre el pan. En los últimos tiempos, Premier Foods también ha creado una variedad “squeezy” en un dosificados de plástico. Hubo también una variedad picante, pero no resultó tan popular y ahora es difícil de encontrar.

Como con cualquier producto popular, otros fabricantes han desarrollado sus propias variedades de encurtido de tipo Branston. Muchos supermercados cuentan con versiones de marca blanca. Para evitar los problemas del uso de la marca registrada, la mayoría de fabricantes ha adoptado el término sweet pickle (‘encurtido dulce’).

La de hoy, es mi versión de este relish Branston. La lista de ingredientes de la receta es la genérica de internet, a la que le he retirado algunas especias que no encajan en el sabor original de branston Pickle. Suelo añadir chiles a todo lo que como, y los encurtidos no son son una excepción. Si también vosotros sois aficionados, sabréis que los chiles que he puesto no hacen la salsa demasiado picante. Sin embargo, si vuestro objetivo es hacer una versión bastante auténtica de Branston pickle, yo añadiría una escasa cucharada de mostaza en polvo en su lugar.

Recordad que esta fácil receta lleva más de 3 horas para prepararla y cocinarla, por lo que el primer ingrediente a conseguir es tiempo.

imageimageimageimageimageimage
imageimageimageimageimageimage
imageimageimageimageimageimage
imageimageimageimageimageimage

Ingredientes:

250 gr de zanahorias
1 nabo blanco pequeño
1 colinabo
1 colirabano
10 dientes de ajo grandes
1 taza de orejones (albaricoques secos)
1 taza de ciruelas pasas sin hueso
1 taza de pasas de uva
1 coliflor mediana
2 cebollas grandes
2 manzanas
2 calabacines
1/2 taza de pepinillos pequeños
225 gr de azúcar moreno
1 cp de sal marina
60 ml de jugo de limón
350 ml de vinagre de sidra
200 ml de vinagre de malta
1 cs de salsa inglesa worcestershire
2 cp de semillas de mostaza negra
4 guindillas de cayena seca molidas o 1 cp de mostaza en polvo
1 cp colmada de pimienta de Jamaica
1 cp de pimienta negra
1 ó 2 cs de colorante alimentario color marrón (opcional)
1 cs de harina de arrurruz

Preparación:

Picamos todos los ingredientes en cubos de 2 a 5 mm. Este es un trabajo para hacer con una mandolina si disponéis de ella. Una buena mandolina rebanará y cortará en juliana de una sola vez.

image

En una olla grande, mezclamos todos los ingredientes. En primer lugar incorporamos la zanahoria, el calabacín, los nabos y la cebolla.

imageimageimageimage

A continuación seguimos con la coliflor, las pasas, los orejones, las ciruelas y el azucar moreno.

imageimageimage

Molemos las pimientas junto con los chiles en un mortero o en un molinillo eléctrico de café. Yo utilizo este segundo método. Podéis utilizar 2 cucharadas de postre de chile en polvo, si no tenéis Chile de Árbol.

imageimage

Incorporamos las especias a la olla junto con la sal, los pepinillos y los ajos picados.

imageimageimage

Por ultimo incorporamos las manzanas regadas con el zumo de limón para evitar la oxidación, la salsa worcestershire y los dos tipos de vinagre, y revolvemos todo.

imageimageimage

No os preocupéis que parezca que hay muy poco líquido al comenzar. No pasará mucho tiempo hasta que la mezcla se amalgame. Llevamos a ebullición y luego reducimos a fuego lento por alrededor de entre 1,5 a 2 horas o hasta que los ingredientes más duros, como los nabos, se hayan ablandado a nuestro gusto.

image

Tomamos una cucharada o más de vinagre de la cazuela y la añadimos a un recipiente pequeño que contenga el arrurruz y mezclamos hasta obtener una pasta, que incorporaremos a la cazuela. Se puede utilizar harina de maíz en lugar de la de arrurruz. Añadimos seguidamente el colorante de caramelo y mezclamos bien. Es importante mezclar el colorante muy bien o se obtendrán zonas ‘oscuras’ en la salmuera. Revolvemos y cocinamos por 5 minutos más y luego retiramos del fuego y dejamos enfriar correctamente. Una vez fría la mezcla, la envasamos en frascos de vidrio esterilizados que llenáremos hasta el borde, pinchando bien con una varilla para extraer el aire ocluido.

image

Es interesante cortar círculos de papel a prueba de grasa para poner sobre la superficie del encurtido antes del sellado final de los frascos.

image

Una vez cerrados los dejamos madurar por un mes en un lugar fresco y oscuro.

imageimage

Espero que os guste y lo disfrutéis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s