Tortas de kimchi (Kimchijeon), crêpes coreanas.

Estándar
20140215-041134.jpg

Entre mis incursiones por la cocina coreana, he descubierto dos nuevos platos muy representativos de la misma por los que nunca me había interesado, hablo del kimchijeon y del bibimbap.

El kimchi, es un método de conservación de verduras, cuya receta tenéis en este mismo blog, y que atrae poderosamente la atención de muchísima gente que se apasiona por lo bueno que está. Se trata de verduras encurtidas picantes sazonadas con guindilla y jeotgal, y es un alimento básico en la cocina coreana. Se sirve como aperitivo, snack o banchan (guarnición).Se puede comer de mil maneras, sólo, como acompañamiento o como un ingrediente más en una gran variedad de platos.

El bibimbap, y sobre todo en su variante dolsot, me llama la atención por lo atractivo y colorido que resulta. Es un plato compuesto de arroz, verduras salteadas y pasta de chile coreano al que generalmente se le añade huevo y carne. Dolsot significa, literalmente, cuenco de piedra y es así cómo lo sirven, en un cuenco de piedra al rojo vivo con el arroz en el fondo y el resto de ingredientes encima. Se deja que el arroz se tueste unos segundos antes de removerlo todo y ya podemos disfrutar de un magnífico arroz crujiente. De este plato habláremos otro día.

20140215-051611.jpg

Hoy vamos a centrarnos en el kimchijeon o kimchi jeon, que es una variedad de jeon (crepe salada), plato coreano parecido al panqueque (especie de crepe utilizado en las cocinas argentina, uruguaya y chilena para hacer preparaciones tanto dulces como saladas), hecho principalmente a partir de kimchi en tiras, rebozado de harina y a veces otras verduras. Al prepararlo es habitual añadir salmuera del kimchi, en particular la del baechu kimchi, hecho de calabaza napa. La salmuera da su color rojo a la masa pero no es picante. El kimchijeon suele servirse como ahn-joo (tapa, aperitivo) junto a bebidas alcohólicas tales como el makgeolli (vino de arroz) o el dongdongju (cerveza de arroz).

Como ya sabéis los que seguís el blog, yo preparo mi propio kimchi, y siempre dispongo en casa de algunos tarros para diversas preparaciones, pero si no disponéis de kimchi casero, siempre podéis acudir a cualquier tienda de comestibles orientales en vuestro lugar de residencia y conseguir el kimchi necesario para esta receta envasado al vacío o en tarros de conserva. También podéis comprarlo via online a través de diversas páginas web, si no tenéis cerca alguna tienda.

Estas tortas admiten otros muchos ingredientes. La primera vez que las hice quería saborearlas sin otras distracciones, y realice la versión básica que es la que hoy os propongo. También las he hecho con gambas troceadas y no están nada mal. Podéis usar vuestra imaginación.

20140215-074339.jpg20140215-074423.jpg20140215-074530.jpg20140215-074554.jpg20140215-074612.jpg20140215-080256.jpg
20140215-080331.jpg20140215-080353.jpg20140215-080434.jpg20140215-080525.jpg20140215-080556.jpg20140215-080617.jpg

Ingredientes:

Para 4 tortas pequeñas:

2 tazas de kimchi
4 cs de cebolla tierna
1 1/4 taza de harina
1/3 taza de agua
1/4 taza de leche
1/4 taza de caldo del kimchi
1 cp de sal
1 cp de azúcar
Aceite de semillas

Para la salsa:

1 cc de aceite de sésamo
3 cs de salsa de soja
2 cs de zumo de limón

Preparación:

De un tarro de conserva de kimchi, extraemos el equivalente a dos tazas aproximadamente y lo cortamos en trozos de tamaño uniforme.

20140215-071334.jpg20140215-071342.jpg20140215-071355.jpg

A continuación cortamos la cebolla en juliana bien fina.

20140215-071743.jpg

Disponemos un recipiente para preparar la mezcla y añadimos el kimchi junto con el resto de ingredientes, excepto el aceite, y mezclamos bien todo. Si viésemos que la mezcla está muy líquida podremos añadir un poco más de harina. Para evitar que las tortas sepan demasiado a harina podemos tostarla un poco antes de utilizarla.

20140215-072007.jpg20140215-072018.jpg

Ponemos un poco de aceite en una sartén pequeña a potencia alta, el suficiente para freír bien la cara de abajo de la torta. Podéis probar usando sólo un par de cucharadas, aunque se obtienen mejores resultados usando más. Cuando el aceite esté bien caliente, echamos un cazo de mezcla en la sartén.

20140215-072333.jpg

Distribuimos la pasta uniformemente con una espátula por toda la sartén. Dejamos que la torta se tueste ligeramente.

20140215-072355.jpg20140215-072408.jpg

Bajamos a potencia media-alta y le damos la vuelta a la torta, comprobando antes que esté bien hecha. Cuando ya esté hecho el otro lado de la torta, le volvemos a dar la vuelta y la calentamos durante 30 segundos antes de sacarla de la sartén.

20140215-072437.jpg20140215-072459.jpg

Cuando tengáis las tortas hechas podéis servirlas tal cual o cortarlas en trozos si se van a compartir como aperitivo.

20140215-072518.jpg

Os recomiendo que las acompañéis con una salsa para mojar, mezclando el aceite de sésamo, la salsa de soja y el zumo de limón.

20140215-072529.jpg

Espero que os guste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s