Soupe d’oignon gratinné, sopa francesa de cebolla.

Estándar
20131221-084035.jpg

La sopa de cebolla, o más precisamente, la sopa de cebolla francesa es un plato muy popular en todo el mundo. El nombre sugiere que la sopa clásica nació en Francia, pero allí se conoce específicamente como Soupe Lyonnaise. Por desgracia, los origenes exactos de este clásico culinario son inverificables.

Probablemente la receta se originó entre los tejedores, que trabajaban sin descanso 18 horas al día para la industria de la famosa seda de Lyon. Debido a que los ingredientes eran baratos y corrientes, probablemente era uno de los platos favoritos de los tejedores pobres que se beneficiaban de este plato caliente durante las largas horas de trabajo.

Otras leyendas indican que esta conocida sopa francesa fue inventada por el rey Luis XV de Francia, que estaba lejos de ser pobre, y por supuesto de pasar hambre. Se dice que cuando se despertó una noche de madrugada en su pabellón de caza, con un pequeño vacío estomacal, no pudo encontrar más que cebolla, mantequilla y champán. Empezó entonces a cortar estos ingredientes y a cocinarlos juntos, creando así una deliciosa sopa de cebolla.

La que hoy os propongo es una auténtica y deliciosa receta que demuestra por sí misma lo que todo el mundo aprecia. Este plato de gran cocina clásica francesa es barato, nutritivo, sencillo y fácil de preparar. Propongo, pues, una versión suficientemente tradicional, que hace de ella una sopa muy reconfortante en invierno. Con su crujiente corteza de queso fundido y la cebolla caramelizada, resulta perfecta.

20131221-144224.jpg20131221-144247.jpg20131221-144318.jpg20131221-144356.jpg20131221-144419.jpg20131221-144454.jpg
20131221-144902.jpg20131221-144942.jpg20131221-144951.jpg20131221-145843.jpg20131221-145914.jpg
20131221-145945.jpg20131221-150003.jpg20131221-150018.jpg20131221-150300.jpg20131221-150314.jpg

Ingredientes para 6 personas:

– 600 gr de cebollas
– Pan de la víspera
– 80 gr de mantequilla salada
– 1 cs de azúcar
– 1 cs de harina
– 2 l de caldo de pollo o de verduras
– 1/2 vaso de coñac
– 1 vaso de vino blanco seco.
– 1 vaso de vino de Oporto
– 1 yema de huevo
– 1 cc de tomillo
– 1 hoja de laurel
– 1/2 cc de nuez moscada
– 1/2 cc de pimienta negra
– 300 g de queso Comté o Gruyère rallado
– Sal

Preparación:

Pelamos las cebollas y las cortamos en tiras finas (o en brunoise). Derretimos la mantequilla en una sartén grande con calor suficiente y agregamos las cebollas.

20131221-084123.jpg20131221-084200.jpg

Las cebollas deben tomar color sin llegar a quemarse.

20131221-084630.jpg20131221-084644.jpg20131221-084653.jpg20131221-084703.jpg

Cuando las cebollas estén bien doradas, agregamos la harina y cocinamos un minuto más revolviendo. Añadimos el vino blanco seco. Mezclamos bien y retiramos del fuego.

20131221-085809.jpg20131221-085820.jpg

Transferimos la cebolla a una cacerola grande y añadimos los dos litros de caldo de nuestra elección. Salpimentamos, agregamos el azúcar, el tomillo y el laurel (o un ramillete de hierbas) a nuestro gusto. Tapamos la cazuela y llevamos a ebullición. Cocemos durante 30 minutos a fuego medio.

20131221-085949.jpg20131221-090011.jpg

Cortamos el pan en rodajas finas y las secamos en el horno a baja temperatura. Cuando la sopa esté lista la reservamos hasta el momento de servir. Ponemos entonces unas rodajas de pan en el fondo de los cuencos (que puedan ir al horno). Añadimos un poco de queso rallado. Vertemos 1/3 de la sopa en los cuencos y reservamos el resto.

20131221-090415.jpg20131221-090426.jpg20131221-090438.jpg20131221-090449.jpg

Colocamos los tazones en el horno hasta que el queso de la parte superior esté ligeramente tostado y la sopa haya sido absorbida por el pan.Vertemos el coñac y llenamos los cuencos con el resto de la sopa, y metemos de nuevo los cuencos en el horno durante 10 minutos. Añadimos entonces nuevas piezas de pan en la superficie de los cuencos. ¿Porqué hacemos esto? Simplemente porque el pan flota sobre la sopa y permite que el queso permanezca en la superficie sobre él, de lo contrario se hundiría. Añadimos queso hasta cubrir la superficie del pan. Sazonamos ligeramente con sal y añadimos un poco de pimienta y nuez moscada.

20131221-090921.jpg20131221-090930.jpg

Colocamos en el horno en modo “grill” hasta que el queso se dore bien.

20131221-090940.jpg20131221-090958.jpg

Antes de servir, mezclamos las yemas y el oporto y vertemos la mezcla en los cuencos. Servimos el cuenco caliente. Disfrutad inmediatamente pero sin quemaros!

20131221-091605.jpg

Espero que la disfrutéis. Feliz Navidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s