Falafel, croquetas árabes de garbanzo.

Estándar
20130929-034828.jpg

El falafel es el plato típico del Próximo Oriente, incluidos los países no árabes. El orígen de su denominación proviene, con toda probabilidad, del verbo árabe falfala, que significa “condimentar”. Ciertamente la masa del falafel contiene la más variada y equilibrada cantidad de especias de todos los platos árabes. El falafel se consume a cualquier hora del día, para desayunar, almorzar, merendar, cenar, o simplemente, para picar. También se toma como entremés o plato de acompañamiento , y a menudo se convierte en un plato básico y único para para miles de familias de pocos recursos. Y en verdad, un solo bocadillo de falafel, bien hecho y bien condimentado, satisface por completo, igual que un menú.
El falafel es omnipresente y se vende en cualquier rincón de las cuidades del Próximo Oriente. En Egipto lo conocen con el nombre de Taameya. Aunque en el Magreb no es tan conocido como en el resto del mundo árabemusulmán. El aroma que emana del aceite en que se fríe el falafel impregna todo el espacio de los ciudadanos, como el jazmín, la flor no menos omnipresente en todos los rincones del mundo árabemusulmán.

El origen de las croquetas de falafel ha sido muy discutido, pero es probable que ya se consumieran en el Egipto faraónico y que desde allí fueran llevadas a la Península Arábiga, sobre todo al Yemen. A principios del siglo XX, y a causa del descubrimiento del petróleo, se produjeron grandes oleadas de migraciones de la zona del próximo Oriente hacia las regiones pretolíferas. Miles de familias yemeníes, emigraron hacia el norte, a Arabia Saudí, Kuwait…, en busca de mejor suerte. En estos países se encontraron con otros emigrantes que provenían del norte, palestinos, sirios, etc., y con millares de familias que provenían del norte de Africa. Los yemeníes montaron sus paraditas de falafel, en muchas esquinas de las calles de estas regiones florecientes. Esa comida rápida y muy barata causó furor, entre las capas trabajadoras de emigrantes, que representaban el 70 % de la población del golfo arábigo. Años después, muchos de aquellos emigrantes, al volver a sus países de origen con un poco de fortuna, montaron infinidad de puestos de venta de falafel como plato nacional propio. Curiosamente los yemeníes, que fueron presumiblemente los responsables de la difusión de estas croquetas, no lo reclaman como propio.

El Falafel se ha convertido en una de las recetas más populares del Medio Oriente. Dependiendo del lugar al falafel se le da la forma de croqueta, pequeña hamburguesa o bola que se fríe con aceite de oliva y se elabora principalmente con garbanzos.

Esta receta de falafel es muy sabrosa y fácil de hacer. Se suele servir como entrante o cómo bocadillo en pan de pita caliente.

Importante: La receta de falafel original está basada en los garbanzos pero en países como Egipto se elabora principalemente con habas, por tanto el falafel de habas es otra opción muy sabrosa y su elaboración es similar. Hoy os incluyo la receta con garbanzos.

20130929-040842.jpg20130929-040947.jpg20130929-041059.jpg20130929-041144.jpg20130929-041207.jpg20130929-041251.jpg20130929-041830.jpg20130929-041927.jpg20130929-041959.jpg20130929-042027.jpg20130929-042057.jpg20130929-042135.jpg20130929-042156.jpg20130929-042643.jpg

Ingredientes:

1/2 kg de garbanzos (dejar en remojo 24 horas)
1 cebolla picada
3 dientes de ajo, picados
1/2 taza de cilantro fresco
1/2 taza de perejil fresco
1 cucharada de menta fresca picada
1 cp de bicarbonato
1 cc de pimienta negra
1 cc de pimentón picante
1 cc de comino molido
1 cc de canela en polvo
Aceite para freír
1 cc de sal
2 cs de harina de garbanzos (sólo en caso necesario)

Preparación:

Lavamos con agua y escurrimos los garbanzos dejados en remojo durante 24 horas.

20130929-034912.jpg20130929-034929.jpg

Trituramos directamente los garbanzos “sin cocer” con una batidora o picadora junto con la cebolla, los ajos, el perejil, el cilantro fresco y media taza de agua. Mezclamos hasta conseguir una textura espesa.

20130929-034944.jpg20130929-034955.jpg

Añadimos la sal, el comino molido, la pimienta negra, el pimentón picante , el bicarbonato y mezclamos un poco más. Dejamos reposar la mezcla durante 30 minutos.

20130929-035008.jpg

Formamos con la mezcla pequeñas bolas o mini-hamburguesas, del tamaño de una pelota de ping pong. Podemos aplastarlas un poco sí queremos darles forma de mini-hamburguesas. Si la mezcla nos queda demasiado húmeda y nos resulta difícil formar las bolitas, podemos añadir un poco de harina de garbanzo.

20130929-035023.jpg

Freímos en abundante aceite de oliva a fuego medio/fuerte hasta que nos queden dorados (5-7 minutos).

20130929-035040.jpg

Estas croquetas se consumen al gusto del comensal, aunque lo más típico es introducirlas dentro de los panecillos árabes, junto con rodajas finas de tomate, un poco de lechuga, rodajas de pepino, cebolla, salsa de tahini y una pizca de picante. También puede servirse en un plato, con toda o parte de la guarnición anterior, o como aperitivo con Hummus, o con Tahini, o como plato principal. Servimos caliente.

Espero que disfrutéis de esta receta. Buen provecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s