Mshat Zahra, coliflor rebozada árabe.

Estándar
20130916-233217.jpg

La coliflor es una variedad de la especie Brassica oleracea, en el Grupo Botrytis de la familia Brassicaceae. Se reproduce por semillas. Se trata de una planta anual, pero se encuentra en su mejor momento entre los meses de septiembre y enero en el hemisferio norte, aunque se puede disponer de ella durante todo el año.
Esta variedad se parece al brécol y es que está emparentada con él. La planta está compuesta por una cabeza blanca, (si tiene manchas marronáceas, inflorescencias separadas o partes blandas en la masa, significa que está vieja) denominada masa o pella, que es la única parte comestible, rodeada de gruesas hojas verdes. Su tamaño puede alcanzar los 30 cm de diámetro y puede llegar a pesar más de 2 kg. El color de la masa puede ser blanco amarillento, verde o violeta según la variedad cultivada. Tiene un sabor suave y, en ocasiones, ligeramente dulzón.
Su principal componente es el agua y es un alimento de escaso aporte calórico ya que presenta un bajo contenido de hidratos de carbono, proteínas y grasas. Sin embargo se la considera una buena fuente de fibra dietética, Vitamina B6, ácido fólico, Vitamina B5, así como pequeñas cantidades de otras vitaminas del grupo B, (como la B1, B2 y B3) y minerales (sobre todo potasio y fósforo).
Tiene propiedades diuréticas, debido a su elevado contenido en agua y potasio y bajo aporte de sodio. El consumo de esta verdura favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo y resulta beneficiosa en caso de hipertensión, retención de líquidos y oliguria (producción escasa de orina). El aumento de la producción de orina permite eliminar, además de líquidos, sustancias de desecho disueltas en ella como ácido úrico, urea, etc. Por ello se recomienda también a quienes padecen hiperuricemia y gota y a las personas con tendencia a formas cálculos renales.
Uno de los principales inconvenientes de su ingesta es que provoca flatulencia. A pesar de sus múltiples beneficios para la salud, hay que tener en cuenta que para determinadas personas tiene efectos indeseables. La fibra y los abundantes compuestos de azufre en su composición son las sustancias responsables de la flatulencia y la dificultad para su digestión. Sin embargo, la coliflor se digiere mejor que el resto de las coles, por lo que su consumo no ha de estar necesariamente restringido en aquellas personas con trastornos digestivos como gastritis, úlcera o digestiones difíciles. Además, resulta más suave si se cuece con comino o hinojo. También sirve de ayuda una infusión de manzanilla con anís verde o de hierbabuena como postre.
Puede prepararse al vapor, asada, frita, estofada, hervida o gratinada. Puede servirse como acompañamiento de otros platos, como legumbres o arroz, o como ingrediente básico en una saludable menestra de verduras. También se puede usar como acompañante de algunos pescados, como el bacalao, o incluso puede formar parte de tortilla.

A pesar de todos los beneficios que aporta, su cocción desprende un olor que resulta molesto para muchas personas, por lo que hoy os propongo una receta que elimina ese olor y además le cambia el sabor dándole un toque oriental espectacular.

20130917-002100.jpg20130917-002128.jpg20130917-002158.jpg20130917-002234.jpg20130917-002300.jpg20130917-002651.jpg
20130917-002719.jpg20130917-002802.jpg20130917-002815.jpg20130917-002832.jpg20130917-002851.jpg20130917-003305.jpg

Ingredientes:

1 Coliflor
2 Huevos
1/2 Taza de harina
4 Dientes de ajo (o 1 cebolla)
4 Ramitas de perejil picado
1 cc de levadura química
Pimienta negra
Canela
Comino
Sal al gusto
Aceite de oliva virgen extra (A.O.V.E.)
Agua

Preparación:

Comenzaremos cortando la coliflor en arbolitos. A continuación ponemos agua con sal a hervir.
Cocemos la coliflor durante 12-15 minutos (media cocción). La escurrimos y salpimentamos con la mitad de las especias. Batimos los huevos y les añadimos el ajo machacado o la cebolla picada, el perejil y el resto de las especias. Mezclamos la harina con la levadura y las añadimos a la farsa anterior. Removemos bien hasta que quede consistente.

20130916-233305.jpg20130916-233321.jpg20130916-233336.jpg20130916-233348.jpg

Bañamos los arbolitos de coliflor en la tempura que hemos preparado. Freímos en abundante aceite caliente hasta dorarlos. Los retiramos de la sartén y los ponemos sobre un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

20130916-233444.jpg20130916-233504.jpg

Servimos con limón. Disfrutaréis de una coliflor con un sabor totalmente distinto. Espero que os guste.

20130916-233533.jpg
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s