Saltet khiar blaban, ligera ensalada de pepino y Yogourt

Estándar
20130906-190115.jpg

El pepino es un alimento de fácil digestión cuando se usa al natural e incluso se puede usar con la cáscara cuando está tierno. Se deber comer sin vinagre y de preferencia sin sal, pues son éstos los que hacen del pepino un alimento indigesto. Algunos dietistas de los llamados de la vieja guardia, presentan al pepino como un alimento difícil de digerir, y esto en cierta forma es verdad, aunque en realidad es porque la gente no sabe prepararlo. Los pepinillos conservados en vinagre son malsanos.

Se ha comprobado que el pepino usado al natural, no solamente es un alimento de fácil digestión sino también refrescante y recomendable para neutralizar la excesiva acidez. Aunque suele ser un alimento muy agradable en el verano por ser refrescante, es recomendable consumirlo en cualquier temporada ya que ayuda a la circulación sanguinea y además tiene efectos purificadores de los intestinos.

El pepino es muy utilizado en la medicina, por sus cualidades emolientes, calmantes y refrescantes y sobretodo alcalinizantes. No contiene grasa y es bajo en calorías y colesterol. Es bueno en tiempos de calor, especialmente en verano, gracias a su enorme contenido de agua, buena para la sed y para la acción intestinal, refresca la sangre y tiene un efecto purificador sobre los intestinos. Son muy recomendables también, cuando hay una tendencia a la necrosis, y en todos aquellos casos en que es necesario neutralizar la excesiva acidez, como en la diabetes, gota, obesidad, artritis, etc. Entre las substancias inhibidoras del cáncer que se encuentran en el pepino están los fitoquímicos como los fitosteroles y terpenos. Existe una enfermedad llamada toxoplasmosis que sólo puede curarse con pepino. Lo que recomiendan médicos de EEUU, Consiste en comer sólo pepino crudo por 40 días; lo cual produce una desintoxicación profunda del organismo. Por sus propiedades laxantes se aconseja en el estreñimiento, pera hay que masticarlo muy bien. La ensalada de pepino con zumo de limón y aceite de oliva, antes de las comidas constituye un buen remedio contra los dolores de estómago y las dispepsias. También el zumo es bueno para las inflamaciones del tubo digestivo y de la vejiga. Asimismo tiene gran importancia para las secreciones y magnifico en los estados febriles, asimismo para la sangre, el cerebro y los nervios. El zumo de pepinos con miel de abejas, es excelente para curar las enfermedades de la garganta, como la afonia, inflamaciones, anginas, etc., para las cuales se tomará por cucharadas, según la gravedad del mal. Finalmente las semillas gozan de propiedades diuréticas.
El pepino debería comerse completamente natural, solamente bien lavado y sin cáscara. La alternativa es ponerle limón o yogurt pero muy poca sal o casi ninguna.

La de hoy, es una receta muy sencilla y nada complicada, sana, natural, refrescante y digestiva. Se trata de una ensalada árabe de pepino, que os gustará con toda seguridad.

20130906-192027.jpg20130906-192123.jpg20130906-192145.jpg20130906-192239.jpg20130906-192306.jpg20130906-192334.jpg20130906-192534.jpg

Ingredientes para la ensalada:

500 gr de pepinos pequeños y tiernos
750 gr de yogourt natural, preferentemente hecho en casa
3 dientes de ajo
1 cp de menta picada seca
1/2 taza de agua
Sal al gusto

Ingredientes para el yogourt natural:

1 litro de leche fresca entera o semidesnatada
1 yogourt griego

Preparación:

20130906-190223.jpg

Lo primero que debemos hacer es preparar el yogourt natural, pues requiere su tiempo. Lo podemos tener preparado de antemano si decidimos consumir yogourts caseros, ya que resultan deliciosos y te aseguras la calidad del producto. Calentamos la leche hasta alcanzar una temperatura tibia de más menos 40 ºC. Incorporamos el yogourt griego y mezclamos bien hasta conseguir que se disuelva totalmente en la leche. Repartimos la leche en los recipientes de nuestra elección, no importa el tamaño y los introducimos en el horno, destapados, a 40 ºC durante 8 horas. Si vuestro horno no dispone de un selector de temperaturas, es conveniente utilizar un termómetro externo para regularlo. Pasado ese tiempo se retiran y se guardan en el frigorífico tapados con papel de aluminio si los recipientes utilizados no disponen de tapa propia.
Aunque parezca que el consumo eléctrico puede ser desmesurado, no es así, pues la baja temperatura implica que el termostato tenga el horno desconectado la mayor parte del tiempo.
Os aseguro que sí probáis los yogures caseros no volveréis a utilizar otros.

20130911-084137.jpg20130911-084149.jpg

Ahora procedemos a preparar la ensalada. Cortamos los pepinos longitudinalmente en dos mitades. Eliminamos las pepitas que puedan tener. A continuación cortamos los pepinos en brunoise, de forma que todos los trozos obtenidos dispongan de piel de pepino.

20130906-190258.jpg20130906-190310.jpg

Pelamos los ajos y los majamos en un mortero, junto con algo de sal y la menta seca, hasta obtener una pasta fina. Colocamos el pepino cortado en un bol, incorporamos el yogourt y la pasta de ajo, sal y menta, y revolvemos bien todo el conjunto hasta que quede uniforme. Le añadimos algo de agua para que quede una densidad a nuestro gusto. Dejamos reposar una hora en el frigorífico antes de servir bien frío.

20130906-190322.jpg20130906-190337.jpg

Espero que os guste.

20130906-190348.jpg
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s