Kaima Bona Gatoi, verduras de mis antípodas

Estándar
20130827-163837.jpg

Hasta hoy no nos habíamos estrenado con Oceanía. Los territorios de Papúa ocupan la mitad oriental de la gran isla de Nueva Guinea que comparte con Indonesia. Esta situada al norte de Australia y al oeste de las Islas Salomón. El área de Papúa-Nueva Guinea ha sido muy poco explorada y tiene miles de arrecifes e islas diminutas que no aparecen ni en los mapas.

El clima en este país es tropical y húmedo durante todo el año, con altas temperaturas y lluvias casi constantes. La sensación que siente el visitante cuando aterriza en la isla por primera vez es un calor y una humedad aplastante. Por ello, la mejor época para visitar el país es desde mayo hasta octubre cuando el clima es algo más seco.

Los papúas -así se les conoce a los habitantes de la isla-, se alimentan básicamente de cereales. Entre su oferta de alimentos destacan el sagú y el saksak, extractos de fécula que se acompañan de jugo de palmera. También incluyen en su alimentación tubérculos como el taro y el ñame. Es muy común allí que quienes visiten estas tierras prueben el kaukau, una especie de boniato o patata con sabor dulce. Este producto se suele ofrecer acompañando a una carne de cerdo, todo ello cocinado de la forma tradicional en el país.

Es muy curiosa la forma que tienen de cocinar la gran mayoría de sus guisos. La costumbre es cocinar en unos hornos construidos bajo la tierra, llamados mumu. Con este mismo nombre llaman al plato que se elabora con cerdo, verduras y patata dulce, envuelto todo en hojas de plátano, calentado con piedras calientes y enterrado bajo tierra. Primero se hace un gran agujero en el suelo que se cubre de hojas verdes de palmera, se añade en su interior la carne y los tubérculos y se rellena con piedras calentadas al fuego. Todo ello se tapa con tierra y se espera a que el calor de las piedras vaya cocinando la comida. Esta técnica no sólo es útil para las carnes sino que cualquier comida cocinada de esta manera resulta excelente y muy sana pues no contiene grasas añadidas. Es casi seguro probar este plato cuando se entabla relación con los habitantes de la zona. En cambio, en los restaurantes del país lo habitual es encontrar platos típicos de cocinas asiáticas -china, japonesa, indonesia, filipina, hindú, tailandesa-, e incluso algún restaurante francés.

A pesar del calor es muy propio tomar una sopa caliente muy sabrosa elaborada con carne y especies como la pimienta que se conoce como soto daging. Los plátanos, el arroz y el pescado también son alimentos muy consumidos en la isla. Para acompañar la comida, los papúas beben sobre todo zumos de frutas, las cuáles son fáciles de encontrar en puestos callejeros y mercadillos a lo largo de los poblados, las ciudades y las carreteras. Donde se nota una gran influencia australiana es en la cerveza que se bebe en este país. Es una de las bebidas más consumidas que consiguen quitar la sed en los días más calurosos del verano.

Hoy os propongo un plato sencillo que demuestra que en todo el mundo se cocinan los mismos alimentos con ligeros matices.

20130827-180812.jpg

Se trata de un plato de verduras saladas que es popular en Papúa Nueva Guinea y cuya denominación es Kaima bona gatoi.

20130827-164404.jpg20130827-164446.jpg20130827-164540.jpg20130827-164605.jpg20130827-164650.jpg20130827-222650.jpg
20130827-224150.jpg20130827-224330.jpg20130827-224415.jpg20130827-224551.jpg20130827-224656.jpg

Ingredientes:

1 batata grande dulce
1 berenjena
2 calabacines
1 pimiento
1 cebolla grande
1/2 cp de pimentón picante
1 cp de granos de cilantro
2 dientes de ajo
Aceite de oliva virgen extra (A.O.V.E.)
Vinagre de vino
Sal al gusto

Preparación:

Cortamos la batata, la berenjena y el calabacín en rodajas de 1 centímetro de espesor, el pimiento en tiras de 2 cm y la cebolla en ocho gajos.

20130827-163653.jpg20130827-163705.jpg

En un mortero majamos el ajo, sal, el ají picante y los granos de cilantro, y cuando hayamos conseguido una pasta fina, agregamos el aceite de oliva y el vinagre y mezclamos. Añadimos la mezcla a las verduras cortadas que habremos dispuesto en un bol grande y mezclamos suavemente.

20130827-163720.jpg20130827-163737.jpg

Cubrimos con papel film plástico y dejamos reposar durante al menos dos horas.
Pasado ese tiempo, precalentamos la parrilla o una plancha ligeramente engrasada.
Escurrimos las verduras del bol grande y las colocamos en la parrilla.

20130827-163753.jpg20130827-163808.jpg

Cocinamos 8-10 minutos, hasta que estén tiernos y ligeramente carbonizados.
Ya podemos consumirlo como primer plato, o acompañar cualquier plato de carne o pescado. Yo os sugiero un gallo de San Pedro frito.

20130827-180839.jpg

Espero que os guste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s